El Arzobispo Emérito de La Plata (Argentina), Monseñor Héctor Aguer, aseguró “¡De Dios nadie se burla, señores legisladores” al conocerse la media sanción del proyecto de legalización del aborto otorgada por la Cámara de Diputados.

 

Recordemos que el proyecto de legalización del aborto, una de las promesas electorales del presidente Alberto Fernández, fue aprobado el 11 de diciembre en la cámara Baja por 131 votos a favor, 117 en contra y 6 abstenciones.

 

Anuncio

 

“De Dios nadie se burla, ustedes serán ateos probablemente, tal vez ateos bautizados como muchos argentinos, pero sepan que de Dios nadie se burla y que esto que dice la Sagrada Escritura, tanto en el Libro del Génesis como en el Evangelio de San Mateo, es una realidad”, manifestó Monseñor Héctor Aguer durante el programa Claves para un Mundo Mejor, del Canal 9.

 

“Dios se cobrará sobre esta generación, sobre esta desdichada generación argentina” que sufre “lo indecible no sólo por el virus sino por la miseria espantosa que se ha precipitado en un país rico como la Argentina, con casi el 50% de los habitantes del país que viven en situación de pobreza”.

 

“¿Quiénes son los responsables de todo esto?”

 

“Y ahora, además añadir el crimen abominable. Esto sí que es para rogar a Dios por ustedes, legisladores, no sólo para que no lo consigan sino además para que el Señor les perdone todos estos conatos”, sostuvo Monseñor.

 

El también académico nacional de Ciencias Morales y Políticas criticó las declaraciones del ministro de Salud, Ginés García González quien se refirió al bebé en gestación como un “fenómeno”.

 

“Yo siempre cuando he hablado de este tema del aborto insisto en que, ante todo, es un tema científico aunque también lo es jurídico, sociológico, psicológico, político, y finalmente religioso”.

 

Desde ese punto de vista, la muerte de un ser humano es explicado en la Biblia a través del relato del “fratricidio” de Caín donde “Dios le dice a Caín que ‘la sangre de tu hermano grita a mí desde el suelo”’.

 

También, “Jesús en una embestida contra la hipocresía y la vanidad de los fariseos y los escribas que dicen que van a perseguir a todos los enviados del Señor, a los apóstoles, a los profetas que Jesús envíe” dijo “‘Así caerá sobre ustedes toda la sangre inocente derramada en la Tierra desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Malaquías, a quien ustedes asesinaron entre el santuario y el altar’ y agrega que ‘todo esto caerá sobre la presente generación’”, citó.

 

“Creo que esto es perfectamente aplicable a todos aquellos que están proponiendo el aborto porque están promoviendo lo que el Concilio Vaticano II llamó “el crimen abominable del aborto”, expresó Mons. Aguer.

 

“Esa sangre, muchas veces la sangre del niño o la de la madre mezclada, grita a Dios desde la Tierra y sobre esta generación, sobre esta gente que está procurando el asesinato de los niños por nacer caerá esta maldición”, precisó.

 

Pronunciamiento de Pastoral de salud

 

En tanto, el presidente episcopal de la Pastoral de la Salud, Mons. Alberto Bochatey, manifestó que la votación del proyecto mostró “lo dividido que está el pueblo argentino sobre esto”, expresó a Radio Rivadavia.

 

Si bien, cuesta ver lo “positivo en estas cosas”, “la verdad es que yo pensé que, según decían ellos, esta ola verde había tenido muchos más diputados a favor”.

 

Sin embargo, “las abstenciones eran previsibles y sólo fueron seis, o sea que realmente está hablando que hay que pensar muy bien el tema, creo que es muy grave el contenido como para pensar que el país está decidido a dejar pasar esta ley que es tan injusta, que tiene tantas carencias desde la partida”.

 

A su turno, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Mons. Oscar Ojea, manifestó en su mensaje de tercer domingo de Adviento que la media sanción al proyecto de muerte es “una mala noticia”.

 

Jesús, el Salvador, “viene con seguridad, pero viene en medio de la noche, viene en medio de grandes oscuridades; viene en medio de esta pandemia que ha producido desaliento, tristeza, enojo, violencia, inseguridad con respecto al futuro, preocupación”, aseguró.

 

Sin embargo, “viene la luz en medio de las tinieblas y al venir la luz tenemos que abrir nuestro corazón e intentar reconocerlo. Reconozcámoslo en aquellos hermanos nuestros que crean espacios de fraternidad que sirven de verdad a la vida”, alentó.

 

 

 

Fuente: Aciprensa
 
 
Nota enviada por la periodista Teresita González