Lun. Ago 8th, 2022

Para quienes no saben, el día 5 de abril se realizó una marcha, la cual se dirigió hacia el centro de Lima, con el fin de pedir la renuncia del presidente del Perú, Pedro Castillo. Esta marcha llegó hasta varios del centro histórico de Lima, como la plaza de San Martín y la avenida Abancay, donde el ministerio público.

 Sin embargo, la marcha, que fue pacífica en un inicio, se tornó por momento agresiva, pues un grupo de vándalos saquearon una tienda de abarrotes, se enfrentó con la policía y daño propiedad privada. Este acto de violencia dejo heridos a 25 policías, varios detenidos y demasiados daños materiales y cuatro muertos.

 

Las protestas en diversos lugares del Perú son principalmente de los transportistas, quienes exigen que se baje el precio de los combustibles. Son varias las ciudades en donde se han efectuado las manifestaciones y diversas vías de comunicación que aún permanecen bloqueadas sin que se llegue a una solución.

 

Redacción: Natalia Monroy

 

 

La marcha, que fue pacífica al inició, se tornó por momentos violenta conforme avanzaron las horas. Un grupo de vándalos saqueó una tienda de abarrotes, se enfrentó a la policía y dañó propiedad pública.

 

“Creo que un gesto bueno ha sido que el presidente acuda al Congreso de la República, ojalá que no se quede solo en un gesto, ni por parte del presidente ni del Congreso”, dijo Mons. Del Río sobre la visita que hicieron Castillo y sus ministros a la sede del Legislativo para exponer algunas de sus ideas y solucionar la crisis.

 

“La aprobación del presidente disminuye mes a mes y la del Congreso, y pierden demasiado tiempo en enfrentamientos en el control político. Toca ser proactivo para superar esta situación tan difícil en la que estamos”, agregó el Prelado.

 

Sobre el vandalismo que dejó 25 policías heridos, varios detenidos y cuantiosos daños materiales, el Arzobispo de Arequipa recordó que “la huelga, la protesta pacífica es un derecho que hay que respetar. Lo que debemos evitar es hacer daño a las personas, a las cosas. Eso no está bien”.

 

“Se debe evitar el vandalismo porque eso quita autoridad a aquello que se está haciendo” con la protesta pacífica. En vez de violencia, aseguró Mons. Del Río, “se debe atraer la atención a las necesidades de la población”.

 

“Tenemos que ser conscientes que ha habido infiltrados. Veíamos saqueos. Una persona que tiene hambre se puede dejar llevar por la violencia y llevarse alimentos, pero no cajas de cerveza”, indicó en referencia a unos de los hechos ocurridos el lunes.

 

“El Estado debe tener mucho cuidado”

 

Mons. Del Río dijo que “también el Estado debe tener mucho cuidado en la manera en cómo responde a estas situaciones. No se puede decir, como ha dicho un ministro, que ‘son solo cuatro muertos’. No. Un muerto clama al Cielo”.

 

El Arzobispo se refirió así a los cuatro muertos que han dejado las protestas y los saqueos ocurridos en la ciudad andina de Huancayo en los últimos días, en donde los dirigentes de los transportistas, que están en huelga en varios lugares del país, rechazaron la mediación del Cardenal Pedro Barreto, Arzobispo de Huancayo, y exigieron la presencia del presidente Castillo.

 

Sobre los fallecidos en Huancayo, el ministro de Defensa, José Gavidia, dijo el 4 de abril que “hay cuatro muertos. Uno murió porque no pudo ser afiliado a un hospital, un niño que cae al puente y dos por accidente de tránsito que lo atropellan los mismos vehículos de la huelga. No hubo nada más, son cuatro”.

 

Las protestas en diversos lugares del Perú son principalmente de los transportistas, quienes exigen que se baje el precio de los combustibles. Son varias las ciudades en donde se han realizado las manifestaciones y diversas vías de comunicación que aún permanecen bloqueadas sin que se llegue a una solución.

 

Ante las protestas, las autoridades educativas ordenaron que las clases de los colegios públicos y privados no sean presenciales los días 5 y 6 de abril; y estas se realicen virtualmente, una medida que en algunas escuelas ya se ha extendido para el resto de la semana ante el anuncio de nuevas marchas.

 

Mons. Del Río recordó luego “las manifestaciones que hubo contra el presidente (Manuel) Merino” en 2020 y que llevaron a su renuncia, “cuando hubo dos muertos y hubo un gran escándalo. Ahora con cuatro muertos los medios de comunicación no reaccionan igual. La violencia siempre genera violencia”.

 

¿Castillo debe renunciar?

 

Al ser consultado sobre si considera que Pedro Castillo debe renunciar a la Presidencia, el Arzobispo de Arequipa dijo que “tenemos que ser realistas y no es fácil que una persona, un ciudadano que con mucho esfuerzo llega a ser presidente, dé un paso al costado. Entiendo que no le brote del corazón”.

 

Sin embargo, resaltó, “lo que sí está a su alcance es convocar a buenos colaboradores, personas de experiencia. Tenemos técnicos brillantes, de nivel internacional, gente que no responde necesariamente a un partido, a quienes se les puede convocar”.

 

El Prelado peruano recordó que “como el mismo presidente lo ha declarado, está visto que no está preparado para ser presidente. Esa realidad nos toca el corazón y toca colaborar con él” con “muy buenos profesionales que pueden ser convocados”.

 

Convocar a los mejores

 

Para eso, exhortó el Arzobispo, es necesario “dejar de lado las ideologías, los partidismos y los intereses de pequeños grupos para convocar a los mejores cuadros como se ha hecho en la selección: miren que ya estamos con un pie en el mundial de fútbol”.

 

Actualmente, lamentó, “es casi imposible encontrar un funcionario que no tenga algún tipo de antecedentes judiciales o penales, o investigaciones o violencia familiar. Tenemos que empezar con la calidad ética y moral de las personas”.

 

“Ciertamente ha habido cambio de funcionarios, pero ciertamente a la mayoría no los han elegido bien, porque si a la semana los tienen que retirar es una muestra clara de eso. Debemos dejar los partidismos de lado y ponernos la camiseta del Perú”, subrayó el Prelado.

 

El último de los muchos funcionarios que han salido del Gobierno ha sido el cuestionado exministro de Salud, Hernán Condori, a quien el Congreso censuró el 31 de marzo, por su incapacidad para desempeñar el cargo.

 

Desde que asumió el cargo el 7 de febrero, Condori fue duramente criticado por promocionar el “agua arracimada”, un producto que no es considerado medicina por las autoridades sanitarias, y por ofrecer un cuestionado método de detección temprana del cáncer.

 

“Estamos retrocediendo muchísimo y eso duele en el corazón, porque eso significa que son miles de familias que carecen de recursos para vivir dignamente. Hay tantas escuelas por rehacer, por reconstruir, hospitales. Esto clama al Cielo. ¿Por qué no trabajamos juntos?”, cuestionó el Arzobispo de Arequipa.

 

“Los obispos en el Perú estamos rezando mucho para que se pueda superar esta situación”, aseguró.

Para concluir, el Arzobispo de Arequipa hizo votos para que “el Señor derribe el muro en nuestros corazones y el Perú salga unido en esta Semana Santa”.

 

 
Fuente: Aciprensa