Sáb. Jun 25th, 2022

Pensando en hacer este proceso un poco más llevadero, hemos tomado algunos consejos de las Sagradas Escrituras que te pueden ayudar a ponerte en presencia de Dios. Y que pueden darte algunas luces para saber qué es lo que quiere Dios de ti. Dios siempre quiere que seamos felices porque nos ama. Él también sabe que solo eso que nos lleva a crecer en santidad, será lo que a la vez nos conduce a ser felices.El discernimiento sobre el plan de Dios lleva a decidir entre dos alternativas buenas.

 

Recuerda que no hay necesidad de apresurarse

 

Escoge un lugar tranquilo para escuchar lo que Dios te dice a través de su palabra. El discernimiento lleva tiempo y sobre todo tiempo escuchando, escuchando mucho. Ten paciencia y la confianza de que Dios siempre quiere lo mejor para ti. “Entonces os daré renombre y alabanza entre todos los pueblos de la tierra, cuando yo vuelva a vuestros cautivos a vuestros propios ojos, dice Yahveh”.

 

“No les tengas miedo, que contigo estoy yo para salvarte, oráculo de Yahveh. Entonces alargó Yahveh su mano y tocó mi boca. Los pescadores habían bajado de ellas, y lavaban las redes. Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, le rogó que se alejara un poco de tierra, y sentándose, enseñaba desde la barca a la muchedumbre.

 

Y, haciéndolo así, pescaron gran cantidad de peces, de modo que las redes amenazaban romperse. Vinieron, pues, y llenaron tanto las dos barcas que casi se hundían. Y lo mismo de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.” “Llevaron a tierra las barcas y, dejándolo todo, le siguieron”.

 

Otra cayó en medio de abrojos, y creciendo con ella los abrojos, la ahogaron. "Y otra cayó en tierra buena, y creciendo dio fruto centuplicado". Después viene el diablo y se lleva de su corazón la Palabra, no sea que crean y se salven. Los de piedra son los que, al oír la Palabra, la reciben con alegría.

 

Lo que cayó entre los abrojos, son los que han oído, pero a lo largo de su caminar son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y no llegan a madurez. “Lo que cayó en buena tierra, son los que, después de haber oído, conservan la Palabra con corazón bueno y recto, y dan fruto con perseverancia”. “Al día siguiente, Juan se encontraba de nuevo allí con dos de sus discípulos.” Los dos discípulos le oyeron hablar así y siguieron a Jesús.”Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta la Venida del Señor.” Tened también vosotros paciencia, fortaleced vuestros corazones porque la Venida del Señor está cerca. No os quejéis, hermanos, unos de otros para no ser juzgados. Toma, hermanos, como modelo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.

 

Mirad cómo proclamamos felices a los que sufrieron con paciencia. “Habéis oído la paciencia de Job en el sufrimiento y sabéis el final que el Señor le dio, porque el Señor es compasivo y misericordioso”. “No exijas el Espíritu, no despreciéis las profecías, examinadlo todo y quedaos con lo bueno.” Que Él, el Dios de la paz, os santifique plenamente, y que todo vuestro ser, el espíritu, el alma y el cuerpo, se conserve sin mancha hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo.

 

Oración para el discernimiento

 

“Dios amoroso y misericordioso, me has llevado a desear tu voluntad, que a menudo parece va más allá de mi entendimiento. En gratitud, con tu gracia, toda mi vida será vivida para la realización de tu reino en la tierra, por tu honor y gloria.”

 

 

Fuente: Catholic Link

Redacción: Natalia Monroy 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE