Vie. Feb 23rd, 2024

El viernes pasado, durante un discurso en la Universidad Estatal Coppin de Baltimore (Maryland) sobre la necesidad de una «economía de energía limpia», la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, generó controversia al mencionar que «si invertimos en energías limpias y vehículos eléctricos y reducimos la población, más de nuestros hijos podrán respirar aire limpio y beber agua limpia».

La declaración provocó reacciones diversas, y ante el revuelo creado, la Casa Blanca ha publicado una transcripción oficial del discurso en la que se reconoce dicha afirmación como un «error» y se corrige.

En la versión corregida, se tacha la palabra «población» y se añade «contaminación» entre paréntesis, sugiriendo que lo que la vicepresidenta realmente quiso decir fue referirse a la reducción de la contaminación, en lugar de la reducción de la población.

El mensaje corregido explica que si se invierte en energías limpias y vehículos eléctricos, y se toman medidas para reducir la contaminación, se logrará un ambiente más limpio y sostenible para las futuras generaciones, lo que permitirá a los niños respirar aire limpio y disfrutar de agua potable sin daños para su salud.

Hasta el momento, la oficina de Kamala Harris no ha emitido una declaración adicional sobre el incidente. No obstante, la transcripción corregida ha sido compartida ampliamente en medios de comunicación y redes sociales, generando debates sobre la importancia de una comunicación precisa y clara, especialmente en temas tan sensibles y relevantes como el medio ambiente y la salud pública.


Fuente: Infocatólica