Jue. Sep 29th, 2022

En el Consistorio celebrado a finales de septiembre en Roma, estaban convocados todos los cardenales, pero no todos pudieron asistir. Entre las dolorosas ausencias estaba la del Cardenal Zen. 

El cardenal Gerhard Ludwig Müller ha criticado duramente al Vaticano por su silencio sobre el cardenal Joseph Zen Ze-kiun, obispo emérito de Hong Kong, quien no asistió a la última reunión de cardenales. Al parecer, tras su reciente detención, se le confiscó el pasaporte y no puede abandonar el país. Ahora está a la espera de su juicio a mediados de septiembre.

Según el Cardenal Müller, nadie abordo “el gravísimo problema de nuestro hermano Zen” en la reunión de cardenales, según declaro el cardenal alemán Gerhard Müller. Ni el Decano del Colegio de Cardenales, ni el Secretario de Estado Parolin, ni el Papa. No ha habido ningún documento de solidaridad, ninguna iniciativa de oración por él. 

El Cardenal cree que hay razones políticas por parte de la Santa Sede que impiden tales iniciativas, añadió Müller. Además, en su opinión, “el miedo a interferir en un asunto como este, que tiene que ver con las relaciones con China, es evidente”. Sin embargo, espera que Zen no sea “abandonado”. Él mismo no ha podido tomar la iniciativa personalmente por falta de oportunidad en la reunión, explicó el cardenal. Hubo intercambios de pareceres entre algunos purpurados, pero el tiempo disponible fue demasiado corto.

“No hubo ocasión, no encaja en la tradición y quizás con este clima interno nadie lo siente. Ha habido algunos intercambios, es decir, pero solo entre algunos de nosotros. Lamentablemente, no pudimos hacer nada más porque había tiempos relacionados con los grupos de trabajo, el tiempo disponible no era tanto. Y tal vez estaban demasiado ocupados cantando las alabanzas de una constitución apostólica ya en vigor y ahora inalterable, un texto que nunca ha sido sometido al escrutinio del colegio cardenalicio. Lo digo irónicamente, con un toque de amargura. Es como si nos trataran como estudiantes de primer semestre, como si necesitáramos ser adoctrinados, pero no quiero hacer polémica”.

El anciano Zen, de 90 años, es uno de los representantes más influyentes de la Iglesia católica en Asia. El cardenal salesiano es uno de los más destacados críticos con el gobierno chino y su política religiosa, y cada vez más con el Vaticano y su política hacia China.

En mayo, fue detenido y acusado junto con otros activistas a favor de la democracia. La acusación original de “colaboración con potencias extranjeras”, que es un delito penal en virtud de la Ley de Seguridad, quedó finalmente reducido a la acusación de no registrar correctamente una fundación para proporcionar asistencia jurídica a los activistas democráticos detenidos.


Fuente: Infocatolica

Redacción: Natalia Monroy