Se realizó un Tedeum como conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Colombia. Al evento asistió la vicepresidente de la república, Martha Lucía Ramírez, quien se unió a la procesión con el Santísimo Sacramento, que partió del atrio de la Catedral Primada hasta la Iglesia San Ignacio.

Durante el Te Deum, celebrado en la iglesia San Ignacio, en Bogotá, el prelado exhortó al pueblo colombiano a transformar “las divisiones, antagonismos, luchas y venganzas en un campo de trabajo fértil, armónico y orgánico, de cooperación y progreso activo del bien común”.

Refiriéndose al desafío que enfrenta esta nación, señaló que si bien “estamos muy lejos de vivir en la sociedad justa y fraterna a la que todos aspiramos y que es también el proyecto de Dios para Colombia”, la superación de esta realidad se encuentra en Dios, solo Él puede hacerlo, “pero Dios necesita de nosotros. En el ámbito en que cada uno de nosotros nos movemos, en el campo eclesial, político, educativo, familiar, profesional. Dios requiere que nos experimentemos instrumentos de su proyecto de amor”, afirmó.

Es indispensable, agregó, “ayudados de la mano de Dios, educar a las nuevas generaciones en la sólida convicción que cada colombiano es nuestro hermano, para construir el edificio de la paz, desde sus cimientos (…) Enrutar hacia momentos nuevos de la nación, apoyados en los valores fundamentales de la vida, la libertad auténtica, la familia, la justicia, la verdad, la fraternidad, la reconciliación y la paz”.

Finalmente precisó que “si logramos sembrar en la opinión pública el sentimiento de la fraternidad, prepararemos al país para tiempos mejores”.

 

Fuente: Conferencia Episcopal