Jue. May 23rd, 2024

En un lamentable incidente este 15 de abril, el Obispo Mar Mari Emmanuel, de la Antigua Iglesia de Oriente, fue apuñalado durante la celebración de la Misa en la iglesia Cristo Buen Pastor en Sídney, Australia. El ataque, que tuvo lugar alrededor de las 19:10 hora local, también dejó heridos a un sacerdote y dos fieles.

El suceso fue captado en la transmisión en vivo de la Misa, donde se observa a un individuo aproximarse al altar y agredir al obispo, causando la caída del ara mientras intentaba someter al religioso. En un acto de valentía, varios asistentes intervinieron, resultando tres personas heridas, una de ellas de gravedad.

A continuación el video del momento, sugerimos discreción (Imágenes fuertes):

La policía llegó al lugar y brindó los primeros auxilios, mientras el agresor era detenido. Los heridos fueron trasladados al hospital con lesiones no mortales, según confirmaron las autoridades. El Obispo Emmanuel y el sacerdote, P. Isaac Royel, se encuentran estables y recuperándose en el hospital.

La comunidad eclesiástica ha respondido con un llamado a la oración tanto por los heridos como por el agresor, en línea con los deseos expresados por el obispo y el sacerdote afectados. El Obispo Mar Mari Emmanuel es una figura destacada en la iglesia Cristo Buen Pastor y fue ordenado obispo en 2011, tras haber sido sacerdote desde 2009. El P. Isaac Royel se unió al ministerio sacerdotal en 2016.

Este ataque se ha producido tan solo dos días después de otro apuñalamiento, perpetrado en el centro comercial Westfield de Bondi Junction, también en Sydney. Al menos 6 personas murieron y varias resultaron heridas, entre ellas un niño.

El mensaje de los obispos australianos

En un video mensaje, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Obispos Australianos, Mons. Timothy Costelloe, aseguró sus oraciones por los afectados “en los terribles eventos” que se han desarrollado tras el ataque en el centro comercial.

El prelado expresa su apoyo y cercanía a las víctimas y heridos en nombre de la comunidad católica, al tiempo que invita a “cuidarnos mutuamente, siendo conscientes de la necesidad de apoyarnos unos a otros en estos momentos difíciles”.