17 julio, 2024

La Oficina de Prensa de la Santa Sede comunicó el miércoles por la tarde que el Papa Francisco ha reaccionado positivamente a la cirugía realizada en el Policlínico Agostino Gemelli, y que tanto la operación como la anestesia general transcurrieron sin complicaciones.

«El Papa Francisco está despierto y consciente, y agradece los numerosos mensajes de cercanía y oración que ha recibido de inmediato», informó Matteo Bruni, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

En el segundo informe emitido ese mismo día, la Oficina de Prensa reveló que el doctor Sergio Alfieri, director del Departamento de Ciencias Médico Quirúrgicas Abdominales y Endocrino Metabólicas, encabezó la operación, asistido por otros profesionales, incluido el médico de la Dirección de Salud e Higiene del Estado de la Ciudad del Vaticano, Luigi Carbone.

Según lo informado por Alfieri, el Santo Padre fue sometido a una cirugía programada debido a una «laparocele incarcerada», una hernia que se desarrolló sobre una cicatriz dejada por cirugías previas.

El médico explicó que esta hernia había causado al Papa Francisco durante varios meses un «doloroso y progresivo síndrome suboclusivo intestinal».

Durante la intervención, se descubrieron adherencias en el intestino, las cuales fueron removidas, y se reparó la hernia mediante una cirugía plástica de la pared abdominal utilizando una malla protésica.

En una conferencia de prensa en el Hospital Gemelli, se informó además que el Santo Padre tiene una «patología benigna» de la cual se ha recuperado por completo, y que no padece ninguna otra enfermedad.

El Papa Francisco fue ingresado al hospital después de presidir la Audiencia General y someterse a la cirugía programada. Se espera que su recuperación tome algunos días, por lo que todas sus actividades han sido suspendidas hasta el domingo 18 de junio como medida de precaución.


Fuente: Aciprensa