Dom. Jun 23rd, 2024

Entre el 31 de mayo y el 3 de junio, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) llevó a cabo su iniciativa de formación en prevención de abusos llamada ‘Iglesias Particulares Seguras y Protectoras’ en la Provincia Eclesiástica de Cartagena. Las ciudades de Cartagena, Sincelejo y Montería fueron sede de los talleres y charlas, donde participaron sacerdotes, religiosas, seminaristas, catequistas, agentes de pastoral, representantes de colegios católicos y miembros de movimientos apostólicos.

La capacitación estuvo a cargo del obispo auxiliar de Bogotá, monseñor Luis Manuel Alí Herrera, y tres miembros del Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado, junto con profesionales del equipo de trabajo del Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano (SPEC). Durante las sesiones, se abordaron aspectos canónicos, procesos integrales de prevención, buenas prácticas de cuidado y comunicación con enfoque preventivo. Además, se presentaron las líneas guía para la cultura del cuidado de la CEC, documento que orienta el trabajo de la Iglesia en Colombia en esta área.

Monseñor Farly Yovani Gil Betancourt, obispo de la Diócesis de Montelíbano, enfatizó la importancia de cuidar las vocaciones y la identidad sacerdotal y laical como base fundamental en la prevención de abusos. Destacó que la evangelización no debe detenerse y que es necesario seguir construyendo el reino de DIOS en entornos seguros.

La formación en prevención de abusos es parte de un enfoque sinodal, donde todos los miembros de la Iglesia, tanto consagrados como laicos, deben comprometerse en estas iniciativas, según monseñor Luis Manuel Alí. Monseñor Ramón Alberto Rolón Güepsa, Obispo de la Diócesis de Montería, añadió que la cultura del cuidado debe promover la corresponsabilidad y el cuidado mutuo entre los hermanos.

La iniciativa de la CEC busca consolidar los equipos diocesanos de protección de menores, atención a víctimas y la implementación de protocolos de prevención. Monseñor Francisco Múnera Correa, arzobispo de Cartagena, resaltó la importancia de abrir espacios para escuchar y apoyar a las personas involucradas en casos de abuso. Se plantea la creación de una oficina de la cultura del cuidado que articule los desafíos pastorales y atienda problemáticas específicas, como la explotación sexual.

La próxima etapa de formación se llevará a cabo en la Provincia Eclesiástica de Popayán. La CEC tiene como objetivo completar el primer ciclo de capacitaciones en todas las provincias del país en un año, comenzando en septiembre.


Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia