Vie. Dic 2nd, 2022

El día sábado 23 de abril, día de San Jorge, la plaza de la Villa de Madrid se convirtió en un nuevo Lepanto y las calles tibias se revistieron de fervor y se engalanaron de esperanza con el piadoso rezo del Santo Rosario por parte de varios cientos de hombres que, en su mayoría de rodillas, pese a las inclemencias del tiempo, ofrecieron a María Santísima el preciado ramillete de 50 rosas perfumadas.

 

El acto estuvo organizado por varios jóvenes capitaneados por Fernando y Ricardo Martín de Almagro y contó con la presencia del canónigo Raúl Olazábal y varios sacerdotes del Instituto de Cristo Rey. También se sumaron sacerdotes diocesanos y seglares de diferentes parroquias y movimientos de la Iglesia.

 

Fueron especialmente importantes las meditaciones al principio y final del Rosario, y entre misterio y misterio, en donde se arengaba a los presentes a buscar la santidad y a expulsar sin medias tintas toda mancha de pecado y de mundanidad de sus vidas. Ya era hora que alguien hablase así públicamente en la calle, defendiendo sin tapujos la santa doctrina católica. El Reinado Social de Cristo, aunque en incipiente semilla, ya está aquí y ha venido para quedarse.

 

Hay que destacar la perfecta organización y que el acto se llevó a cabo sin ningún incidente. Los organizadores anunciaron que llevan la idea de hacerlo con cierta regularidad y que tal vez se pueda consolidar todos los meses. Recemos por esta intención. En próximos días ofreceremos, Dios mediante, un reportaje en vídeo con los mejores testimonios de algunos de los presentes.

 

Se intuye, se percibe, que tras esta toma de contacto el movimiento va ir a más y se va a extender por varias ciudades de España, según el modelo polaco e irlandés y ya podemos decir que también según el modelo de Madrid...y de España a toda la Hispanidad y al mundo entero.

 

Redacción: Natalia Monroy