Hoy se cumplen 34 años de la erupción del volcán Nevado del Ruíz, que cobró la vida de más de 25.000 personas de Armero, ubicada al norte del departamento del Tolima.

 

Como es tradicional, el 13 de noviembre se realiza un acto conmemorativo con la celebración de la Santa Misa, a las 10 de la mañana, que es presidida por varios sacerdotes que llegan de Ibagué y de municipios como Lérida, Venadillo y Honda para orar por el alma de las víctimas que dejó esa catástrofe.

 

La ceremonia se realiza en Armero-Guayabal, que está a 5 kilómetros de la tragedia y se creó después del siniestro.

 

Armero fue declarado Campo Santo en el año 1986, durante la visita del papa Juan Pablo II.