Lun. Ago 8th, 2022

Cada vez más ciudadanos en Colombia están exigiendo a la Corte Constitucional que se retire al conjuez Juan Carlos Henao de la responsabilidad de decidir sobre una de las dos demandas que buscan liberalizar el aborto, debido a que sus declaraciones a favor de esta práctica manifiestan su falta de imparcialidad, señaló una representante provida.


Recientemente, la Corte Constitucional nombró a dos conjueces: Julio Andrés Ossa Santamaría y Juan Carlos Henao, para que cada uno se encargue de estudiar y resolver dos demandas que buscan liberalizar el aborto en Colombia.


Como conjueces, Ossa y Henao fungirán como magistrados y definirán la aprobación o rechazo de las demandas, debido a que la votación del 20 de enero en la Corte empató con 4 votos a favor y 4 votos en contra. El empate se dio porque el magistrado Alejandro Linares fue recusado; es decir, apartado del proceso judicial por expresar su apoyo al aborto públicamente días previos al debate.

 

Una de las demandas fue presentada en 2019 por el colectivo feminista Causa Justa y la otra por un abogado llamado Mateo Sánchez en 2020. Las dos demandas piden eliminar las causales de violación, malformación del niño por nacer y peligro para la vida de la madre, para que se pueda abortar durante todo el embarazo, eliminando el delito del aborto del Código Penal.

 

Según declaró el presidente de la plataforma Unidos por la Vida en Colombia, Jesús Magaña, el conjuez Henao es “proabortista”; pero el conjuez Julio Ossa “aparentemente es más moderado”, un hecho que les da “esperanza […] de que pueda fallar en derecho”.

 

En declaraciones a ACI Prensa, Andrea Garzón, una de las representantes de Unidos por la Vida, señaló que a la fecha se han presentado ante la Corte Constitucional “más de 50 recusaciones” para impedir que el conjuez Juan Carlos Henao se encargue de resolver una de las dos demandas que buscan despenalizar el aborto por completo en Colombia.

 

Garzón señaló que entre los muchos ciudadanos que presentaron las recusaciones está la abogada Ana María Idárraga, e informó que “se van a presentar otras [recusaciones] durante estos días para hacer más fuerte el argumento por el cual se está solicitando el impedimento del conjuez”.

 

Las recusaciones se están presentando porque el conjuez Henao “ha manifestado de manera pública estar a favor del aborto, lo cual haría que su decisión sea imparcial y no estudiaría de fondo las demandas”, explicó Garzón.

 

El gran número de recusaciones representa “el sentir de la ciudadanía” en Colombia, que utiliza “los medios jurídicos que hay al alcance para advertir de un riesgo en una toma de decisión jurídica” decisiva para la defensa de la vida en el país, subrayó.

 

Garzón informó que el próximo jueves 3 de febrero se realizará el debate para la aprobación o rechazo de la recusación del conjuez Henao, con quien “no hay garantía en cuanto al principio de imparcialidad de los jueces, frente al tema” del aborto.

 

Recordó que el conjuez “ha manifestado que [el aborto] hace parte de sus luchas personales” cuando era presidente de la Corte Constitucional entre 2009 y 2010 e incluso, “desde antes”.

 

Por eso, “uno de los argumentos más fuertes” de las recusaciones es que “Henao rompe el principio moral que debe tener un juez, porque ya ha sentado una postura personal frente a un tema particular”, sostuvo.

 

Además, señaló que en la Corte Constitucional “hay un antecedente” sobre un caso similar, en el que “un exfuncionario, que fue procurador”, fue “recusado en una toma de decisión jurídica frente a ese mismo principio moral. Entonces, por eso es que es el argumento más fuerte”.

 

Finalmente, Garzón lamentó que la Corte Constitucional de Colombia sea una de las “más liberales” de la región en cuanto al aborto, un hecho que no solo “imposibilita la práctica y defensa de nuestra Constitución”, sino que “genera una inseguridad jurídica gravísima”.

 

La Corte de Colombia “se ha manifestado durante los 16 años que lleva la despenalización del aborto en nuestro país, en más de 20 sentencias que han ampliado incluso el acceso al aborto, con la desfachatez de llegar a decir en la última sentencia de unificación, que el aborto era un derecho fundamental”, dijo.

 

Al respecto, denunció que las decisiones judiciales de la Corte “se están aplicando como si fueran leyes de la República”, en otras palabras, “la Corte Constitucional está ejerciendo una ‘dictadura’, porque está legislando y está usurpando los poderes del Congreso de la República”.

 

Además, subrayó que “al pretender que un delito sea eliminado”, como es el caso del aborto, la Corte está “dejando en completa inseguridad y en completa indefensión a los niños colombianos por nacer, incluso a sus mamás”.

 

Garzón explicó que las mujeres están en “grave riesgo”, pues en Colombia “las personas que están en la cárcel por aborto son una mujer y 10 hombres”. Lo más “curioso” es que “estos hombres están en la cárcel por el delito de aborto, pero porque tienen otros delitos conexos como agresión sexual o como homicidio”, dijo.

 

“Entonces, vemos que las mujeres incluso van a estar en indefensión si la Corte Constitucional llega a dictaminar que el aborto es una práctica legal en nuestro país y no un delito, como está estipulado en nuestro Código Penal”, subrayó.

 

Como ciudadanía “esperamos que los magistrados voten en imparcialidad y tengan en cuenta todos los argumentos que se han manifestado en las recusaciones” contra el conjuez Henao, de modo que la Corte Constitucional “nombre a otro conjuez” y con ello, “haya garantía en la decisión jurídica” sobre las dos demandas que pretenden liberalizar el aborto en Colombia, concluyó.

 

 

 

Nota enviada en guion del 2 de febrero de 2022 a producción Radio María por las periodistas: Maira Celis y Johaved Orozco 
Fuente: Aciprensa