Vie. Dic 9th, 2022

Nigeria se enfrentó a Estados Unidos y la Unión Europea en un acalorado debate sobre el aborto en la Asamblea General el viernes 2 de septiembre. “Cada país debe decidir sus leyes sobre el aborto a nivel nacional sin interferencias externas”, denunció un delegado nigeriano durante el debate en la Asamblea General sobre el acceso a la justicia de las víctimas de la violencia sexual. “Los países deben ayudar a las mujeres a evitar el aborto y proporcionar a las madres y a sus hijos atención sanitaria y apoyo social”, añadió, citando acuerdos anteriores de la ONU.

La delegación nigeriana propuso enmiendas para eliminar el controvertido lenguaje que promueve el aborto y la ideología de género en la resolución. Las enmiendas copatrocinadas por Bielorrusia, Camerún, Etiopía, Libia, Mauritania y Senegal contaron con el apoyo de más de treinta delegaciones, en su mayoría de África y Oriente Medio, y finalmente fracasaron. Pero el contundente resultado sirvió para demostrar que el derecho al aborto está lejos de ser una cuestión resuelta a nivel internacional. El delegado nigeriano citó la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de 1994, en la que los miembros de las Naciones Unidas acordaron abordar los efectos negativos del aborto en la política de la ONU.

Un nuevo intento de introducir el aborto como cuestión de DDHH

Lo más polémico del debate fue un párrafo de la resolución que declaraba el “acceso al aborto seguro” como una cuestión de derechos humanos por segunda vez en una resolución de la Asamblea General. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea lo apoyaron. Junto con los embajadores de Japón y Sierra Leona, que dirigieron las negociaciones, lo calificaron repetidamente de “lenguaje acordado”, un término técnico para el lenguaje no controvertido que se incluye habitualmente en las resoluciones de la ONU por consenso. 

Pasaron por alto el hecho de que la delegación de Estados Unidos votó en contra del mismo lenguaje hace sólo dos años y que desde entonces ha sido rechazado en repetidas ocasiones. Un lenguaje similar fue también polémico en una votación ajustada en una resolución del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra en julio. La intensa oposición que encontró el párrafo puede dificultar que las delegaciones estadounidense y europea racionalicen la noción de “aborto seguro” en otros acuerdos de la ONU.

Muchas de las mismas delegaciones que se opusieron al lenguaje sobre el aborto también se opusieron al lenguaje relacionado con el género y a las referencias veladas a la homosexualidad y la transexualidad. La resolución sustituyó toda referencia a la “violencia sexual” y a la “violencia contra las mujeres” en la resolución por el término “violencia sexual y de género”. Las agencias de la ONU utilizan este término para describir programas no sólo para acabar con la violencia, sino también para promover la aceptación social de la homosexualidad y la transexualidad.

Durante el debate del viernes, la Unión Europea insistió en la necesidad de este tipo de programas. “La discriminación alimenta la violencia”, dijo el representante de la República Checa en nombre de la Unión Europea. “Para prohibir la violencia debemos prohibir todas las formas de discriminación… incluyendo la basada en la orientación sexual y la identidad de género”.

El delegado checo habló enérgicamente de la necesidad de proporcionar a los niños una “educación sexual integral” y de “luchar contra el retroceso” de los derechos sexuales.


Fuente: Infotacolica 

Redacción: Natalia Monroy