Mar. Oct 4th, 2022

El obispo dijo que estaba tratando de hacer algo al respecto en las conversaciones con sus sacerdotes y seglares comprometidos. “Intento dejar claro una y otra vez que sólo la atención pastoral volcada hacia el pueblo y una nueva ganancia de confianza pueden ayudar contra esto. No tenemos otras opciones”, dijo Bode, y añadió: “Estamos luchando un poco contra los molinos de viento”.

 

El lunes, la DBK anunció que 359.338 católicos de todo el país dieron la espalda a su iglesia el año pasado. Esta cifra fue muy superior al anterior máximo establecido en 2019, cuando se marcharon algo menos de 273.000 católicos. Así, la afiliación se redujo a 21.645.875, lo que corresponde a cerca del 26% de la población. También en la diócesis de Osnabrück se alcanzó un nuevo máximo con 6.146 salidas.

 

Según Mons. Bode, es importante mantener el diálogo con los que se han ido. “La gente quiere hacerse notar. También en sus dificultades”. Muchos simplemente se fueron y se fueron. “Pero hay bastantes con los que podemos y debemos quedarnos”. La mejor manera, dice, es establecer un contacto personal.

 

Según el obispo, la iglesia en su conjunto debe esforzarse por estar más cerca de las preocupaciones existenciales de la gente. Para ello, dice, es importante reforzar los lugares donde se reúne la gente, como los círculos familiares, las guarderías, las escuelas y las casas de educación.  Los llamados sacramentales, así como los funerales, las bodas, los bautizos y las celebraciones de primera comunión, son también una gran oportunidad. Allí se establecen muchos contactos con personas algo más alejadas. “Tenemos que utilizarlos para entrar en relación una y otra vez”, dijo el prelado.

 

 

Fuente: Infocatólica

Redacción: Natalia Monroy