Lun. May 27th, 2024

El gobernador de Florida, Ron de Santis, ha promulgado una ley que le otorga el poder de controlar el distrito donde se encuentra Disney World, el parque temático más emblemático de la compañía de entretenimiento. Esta medida se tomó después de que la empresa se opusiera a una ley que prohíbe la promoción del LGTBI en las escuelas del estado.

Firmé la legislación para poner fin al estado de autogobierno de Disney, coloqué el área en administración judicial estatal y nombré a 5 miembros para una junta de control  estatal.

Disney ya no tiene su propio gobierno, vivirá bajo las mismas leyes que todos los demás y pagará sus deudas y la parte justa de los impuestos.

El gobernador llegó a afirmar: 

«Hay un nuevo sheriff en el lugar»

La ley que le otorga el poder de tomar el control del órgano de Gobierno del Reedy Creek Improvement District, una zona de más de 100 kilómetros cuadrados en la que se encuentra ubicado el famoso parque de atracciones de Disney World desde 1971. La ley, aprobada en marzo del año pasado por el Senado de Florida, prohíbe la promoción de la ideología de género y del colectivo LGTBI en las escuelas. Ante esto, la comunidad LGTB buscó el apoyo de Disney, una empresa vital para la economía del estado, lo que llevó al gobernador DeSantis a tomar medidas en contra de la compañía. La nueva ley establece que la zona ahora se llama Central Florida Tourism Oversight District y será gobernada por cinco miembros elegidos por el gobernador, en lugar de una junta integrada por personas cercanas a la empresa.

Y advirtió:

«Si estás en una de estas corporaciones, si eres un CEO de empresa woke, y quieres involucrarte en nuestro negocio legislativo, mira, es un país libre. Pero entiendan, si hacen eso, voy a luchar contra vosotros. Y me voy a asegurar de que la gente entienda tus prácticas comerciales, y cualquier cosa que no me guste de lo que estás haciendo».

En abril de ese mismo año De Santis pidió a la Cámara de representanes de Florida que retirara la exención de impuestos a la compañía. Y lo consiguió.

Ahora ha dado el último paso para dejar a Disney sin todos los privilegios que tenía desde 1967.


Fuente: Infocatólica