Dom. Nov 27th, 2022

Mientras se mantienen fuertes restricciones sobre el culto religioso y las marchas de Semana Santa por la pandemia del Covid 19, las autoridades españolas permitirán que se realicen las marchas feministas que están programadas para el próximo 8 de marzo.

 

Los grupos feministas están convocando de manera activa a sus manifestaciones en diversas partes de España. En Madrid se autorizaron marchas que no excedan 500 personas.

 

Por su parte, Carolina Darias, ministra de Sanidad, dijo que las marchas son “no ha lugar pues la situación epidemiológica. No permitiría ni se entendería llevar a cabo estos actos”.

 

Contraria a la posición de la ministra de sanidad, el epidemiólogo Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Gobierno de España, se mostró a favor de las convocatorias feministas y aseguró que para él son menos riesgosas que las procesiones de Semana Santa.

 

“No es lo mismo estar debajo de un paso de Semana Santa transportado por muchas personas, que en una manifestación de 500 donde se pueden mantener las distancias”, dijo el funcionario del gobierno socialista.

 

De acuerdo con el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, “no se han prohibido porque mantienen los parámetros exigibles ahora mismo en esta situación de pandemia”.

 

Restricciones para celebraciones religiosas

 

En numerosas comunidades españolas ya se han anunciado  prohibiciones para las celebraciones de Semana Santa y otras celebraciones tradicionales vinculadas a la Iglesia, como los “sanfermines” en Navarra, que no se realizarán este año.

 

Luis Losada, director de campañas de CitizenGO en Hispanoamérica, aseguró que “resulta indignante que habiendo renunciado a las fallas de Valencia, a la Semana Santa y a los sanfermines, las feministas insistan en su celebración”.

 

Reprochó porque “Seguimos con toques de queda y cierres perimetrales. Los bares también sufren restricciones, han muerto casi 100 mil personas, la economía ha caído más del 10%, cientos de miles han perdido su empleo, pero las feministas tienen otras prioridades. Se trata de una irresponsabilidad que me atrevería a calificar de criminal”.

 

“Está demostrado que el pasado 8 de marzo fue factor grave de expansión del virus. La misma vicepresidenta Carmen Calvo y la ministra Irene Montero resultaron contagiadas. Y aun así insisten”.

 

 
Fuente: Aciprensa
 

 

 
Nota enviada por la periodista Teresita González a webmaster