Dom. Oct 2nd, 2022

El Papa destacó este jueves la capacidad de Santo Tomás de “coordinar las dos luces de la fe y la razón” y animó a los fieles a seguir su ejemplo. El Papa recibió esta mañana en audiencia a los participantes del XI Congreso Tomista Internacional, promovido por la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino y el Instituto Angelicum sobre el tema “Vetera novis augere. Los recursos de la tradición tomista en el contexto actual”.

Al comienzo de su discurso, el Papa Francisco recordó a Santo Tomás de Aquino como “un fiel discípulo de la Sabiduría Encarnada”. “Esta pregunta acompañó a Tomás y le motivó durante toda su vida. Esta búsqueda de la verdad sobre Dios está movida e impregnada por el amor”, dijo a continuación.

Más tarde, destacó la capacidad de Santo Tomás de “coordinar las dos luces de la fe y la razón” y animó a los presentes en la audiencia a seguir su ejemplo. Así mismo, recordó que San Pablo VI escribió: “El punto central de la solución que Santo Tomás dio al problema de la nueva confrontación entre la razón y la fe con la brillantez de su intuición profética, fue el de la conciliación entre la secularidad del mundo y la radicalidad del Evangelio, escapando así de la tendencia antinatural a negar el mundo y sus valores, sin dejar por ello de responder a las exigencias supremas e inflexibles del orden sobrenatural”.

“Así, el tomismo avanza siguiendo un doble movimiento vital de ‘sístole y diástole’: Sístole, porque primero hay que centrarse en el estudio de la obra de Santo Tomás en su contexto histórico y cultural, para identificar sus principios estructurantes y captar su originalidad”, explicó.

“Después, sin embargo, viene la diástole: volver a dialogar con el mundo de hoy, asimilar críticamente lo que es verdadero y correcto en la cultura de la época”, dijo el Papa.
Además, recordó que “Para Santo Tomás, la creación es la primera manifestación de la estupenda generosidad de Dios, más aún, de su misericordia gratuita”.

“El universo de las criaturas visibles e invisibles -continuó el Papa-, no es un bloque monolítico ni una pura diversidad informe, sino que forma un orden, un todo, en el que todas las criaturas están vinculadas porque todas vienen de Dios y van a Dios, y porque actúan unas sobre otras, creando así una densa red de relaciones”.



Fuente: Aciprensa
Redacción: Natalia Monroy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.