Dom. Dic 3rd, 2023

Todas las diócesis de Metro Manila (Filipinas), suspendieron las Misas públicas y el precepto dominical durante la cuarentena decretada en el país para evitar la transmisión de la variante delta del COVID-19. 

 

En un reciente comunicado, el periódico de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas (CBCP) informó que “todas las Diócesis de Metro Manila” ordenaron suspender las Misas públicas y “dispensar a los católicos de sus obligaciones semanales” por un poco más de dos semanas.

 

Los líderes católicos de los territorios eclesiásticos que pertenecen a Metro Manila, que es como se le conoce a la región metropolitana de la capital de Filipinas, dispusieron que ambas medidas se lleven a cabo del 31 de julio al 20 de agosto.

 

El periódico de la CBCP señaló que los obispos de la Arquidiócesis de Manila, y las Diócesis de Cubao, Novaliches, Pasig, Parañaque y Kalookan, que conforman la región metropolitana, “están animando a los fieles a quedarse en casa”. Además, dispusieron que las Misas se transmitan únicamente por internet.

 

El viernes 30 de julio, el gobierno colocó a Metro Manila bajo cuarentena comunitaria mejorada (ECQ) del 6 al 20 de agosto. Esto solo permite “el funcionamiento de establecimientos e industrias esenciales” y “el movimiento está fuertemente restringido y limitado a adquirir bienes y servicios básicos”.

 

Desde el 30 de julio hasta el 5 de agosto, Metro Manila estará bajo cuarentena general de la comunidad (GCQ), una medida que tiene mayores restricciones para frenar el avance de la altamente contagiosa variante “delta” del coronavirus COVID-19. Entre las disposiciones adicionales está la prohibición de reuniones religiosas públicas.

 

El Obispo de Cubao, Mons. Honest Ongtioco alentó a la población a respetar las medidas dispuestas por el Gobierno de Filipinas para cuidar la salud de todos, y anunció que los templos reabrirán si la situación es favorable.

 

“Sigamos apoyando las medidas preventivas que está implementando el gobierno para frenar el aumento del virus”, señaló el Prelado.

 

“Alentamos a los fieles a que se queden en casa y se mantengan seguros”, dijo. “Reabriremos nuestras iglesias para el culto público el 21 de agosto, si las condiciones mejoran”, agregó.

 

El periódico de la CBCP señaló que “mientras las Misas públicas estén suspendidas, se permitirán Misas funerarias y de velatorio en la Diócesis de Parañaque, pero siguiendo estrictamente los protocolos de salud”.

 

El Obispo de Parañaque, Mons. Jesse Mercado, dijo que las iglesias también pueden permanecer abiertas para la oración personal, mientras se garantiza que se cumplan los estándares mínimos de salud, indicó la CBCP.

 

“Seguimos buscando el cielo con nuestras oraciones, especialmente en esta situación incierta de nuestro tiempo”, dijo Mons. Mercado. “Que nuestra observancia prudente y fiel de nuestros protocolos garantice la seguridad de nuestra familia y nuestro país”, concluyó.

 

Según reporta el Departamento de Salud de Filipinas, desde que inició la pandemia, se reportaron 1.605.762 casos de personas contagiadas con COVID-19, y 28.093 fallecidos con muertes relacionadas al letal virus en el país.

 

A la fecha se han administrado al menos 20,863,544 dosis de vacunas contra el COVID-19. En caso se haya administrado 2 dosis por persona, el 8.4% de la población estaría totalmente vacunada.

 

 

Nota enviada en guion del 4 de agosto a producción Radio María por las periodistas: Maira Celis y Johaved Orozco 
Fuente: Aciprensa