Mié. Jun 19th, 2024

El grupo provida Subdury Right to Life colocó en los buses de la ciudad de Gran Sudbury, en Canadá, una pancarta con la imagen de un bebé junto con la frase “toma mi mano no mi vida”, la cual se hizo viral por la publicación de Brittany Tate, una usuaria de redes sociales que es proaborto, y dijo considerarlo “ofensivo” y “avergonzar” a las mujeres que decidieron acabar con la vida de sus bebés.

 

 

 

 

Tate agregó: “Considero que es absolutamente inapropiado y de mal gusto que la ciudad haya permitido que esto pase”. Dijo estar decepcionada del sistema de transporte de la ciudad por permitir que se anuncie ese tipo de mensajes en los buses públicos y resaltó que esta publicidad avergüenza “a las mujeres (podría agregar, mujeres de diferentes situaciones, entornos, orígenes, etc.) por abortos”.

 

En Canadá existe la “Ley de Protección del Derecho de la Mujer al Acceso a los Servicios de Aborto”, que prohíbe “’informar a una persona sobre asuntos relacionados con los servicios de aborto, por cualquier medio, incluso oral, escrito o gráfico’ en las zonas específicas de acceso”.

 

“Como este anuncio está publicado en el autobús de la línea principal que pasa frente al hospital (directamente frente a la sala de emergencias y la entrada principal), y el hospital es una zona de acceso para abortos, ¿no es ilegal?”.

 

Esta no es la primera vez que se busca eliminar una publicidad a favor de la vida en Canadá. En 2019, una valla publicitaria fue retirada tras las quejas de activistas proaborto y la decisión de un consejo que determina los estándares de publicidad en el país.

 

El aborto es legal en Canadá durante todo el embarazo por cualquier motivo. Este es uno de los pocos países que no tienen restricciones legales sobre el aborto.

 

El anuncio, ubicado al lado de la carretera en la ciudad de West Kelowna, decía “nuestro derecho a la vida no depende del lugar” y mostraba la imagen de una mujer adulta sosteniendo a un bebé y la de otra mujer en una etapa avanzada del embarazo.

 

¿Qué dicen los responsables de la ciudad?

Frente a la demanda, los responsables de la ciudad indicaron al sitio web Sudbury.com que “sus manos están atadas cuando se trata de qué anuncios se pueden aceptar o rechazar” y señalaron que “no respalda a ningún grupo o mensaje en particular que se encuentre en la publicidad en sus bienes”.

 

“Según la Carta Canadiense de Derechos y Libertades, la ciudad no puede rechazar o eliminar publicidad, siempre que el contenido del anuncio cumpla con el Código de Estándares Publicitarios. Los residentes que tengan una inquietud con respecto a un anuncio tienen derecho a ponerse en contacto con Advertising Standards Canada para presentar su queja”, agregaron.

 

 

Fuente: Salvemos las dos vidas Canadá

 

Además, resaltaron que “en términos de colocación de publicidad, no se puede garantizar dónde aparecerá un anuncio en un autobús de transporte público. Los vehículos no están asignados a una ruta exclusiva, lo que significa que un autobús puede aparecer en varias partes de la ciudad en rotación regular”.

 

 

 

Fuente: Aciprensa
 
Nota enviada por la periodista Teresita González a webmaster