Durante su catequesis de la Audiencia General de este miércoles 11 de septiembre, el Papa Francisco recordó su reciente viaje a África en donde visitó Mozambique, Madagascar y Mauricio como “peregrino de paz y de esperanza” y aprovechó para explicar también por qué acude siempre a la Virgen en la Basílica Santa María la Mayor antes y después de cada visita apostólica internacional.

“Antes de iniciar un viaje y al volver, voy siempre a la Virgen -confió el Papa improvisando durante su catequesis de esta semana- (voy) a la Salus Populi Romani, para que sea Ella quien me acompañe durante el viaje como Madre, para que me diga qué debo hacer, para que cuide mis palabras, mis gestos”. Y añadió: “Con la Virgen voy seguro”.

Como ya es tradición, en la Audiencia General posterior a un viaje apostólico internacional, el Papa Francisco recorrió algunas etapas de su reciente visita.

En primer lugar, el Pontífice afirmó: “Agradezco a Dios que me ha concedido realizar este itinerario como ‘peregrino de paz y de esperanza’ y renuevo la expresión de mi gratitud a las respectivas autoridades de estos Estados, como también a los Episcopados, que me han invitado y recibido con tanto afecto y con mucho cuidado”.

En esta línea, el Papa señaló que “la esperanza del mundo es Cristo y su Evangelio es la levadura más poderosa de la fraternidad, libertad, justicia y de paz por todos los pueblos”, fue por eso, que dijo que con su visita “busco llevar esta levadura a las poblaciones” y lo hizo, “bajo las huellas de los santos evangelizadores”.

Fuente: Aciprensa

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest