Mar. Feb 20th, 2024

En el marco del Sínodo sobre la Sinodalidad, una valiente participante, identificada como una laica, recibió un fuerte aplauso el pasado lunes por su discurso crítico hacia la presión ejercida por algunos miembros a favor de la ordenación de mujeres en la Iglesia. La mujer calificó estos intentos como una forma de clericalizar a los seglares, señalando que esto podría ser una distracción de las verdaderas necesidades y deseos de las mujeres en la Iglesia.

Según diversas fuentes, durante su intervención de tres minutos en el evento del 16 de octubre, la laica argumentó que el enfoque en la ordenación de mujeres no representa lo que las mujeres de la Iglesia realmente quieren o necesitan. Dos testigos presenciales, que prefirieron mantenerse en el anonimato debido a las normas de confidencialidad del Sínodo, confirmaron este evento histórico en el Aula Pablo VI.

El discurso no solo criticó las demandas para la ordenación de mujeres, sino que también resaltó la importancia de la maternidad, tanto en su aspecto biológico como espiritual, para comprender el significado de ser mujer desde una perspectiva católica. La participante hizo hincapié en la figura de María, la Madre de DIOS, como paradigma de la feminidad, subrayando su papel fundamental como madre y modelo a seguir para todas las mujeres en la Iglesia.

Es relevante señalar que, a pesar de los llamados a la ordenación de mujeres presentes en el Sínodo, el instrumentum laboris, el documento guía del evento, menciona el término «madre» solo dos veces, ambas en el contexto de oraciones de intercesión dirigidas a la Santísima Virgen María.

Este discurso ha suscitado intensos debates en el Sínodo, mostrando la diversidad de opiniones dentro de la Iglesia sobre temas cruciales como la ordenación de mujeres y el papel de las mujeres en la comunidad eclesiástica. La participación activa y la apertura al diálogo continúan definiendo las discusiones en este histórico evento eclesial.

Impacto en el Sínodo

Un participante describió el discurso como «profundo y real», y lo contrastó con la presentación de una defensora de la ordenación de mujeres a la que describió como «militante». Tras el discurso de las seglares, la fuente vio a «gente sonriendo… alegría en muchas caras, quizá alivio en otras».

Los sinodales que hablaron con el Register dijeron que la intervención recibió fuertes aplausos de algunos de los 365 miembros del Sínodo, que entra ahora en su tercera semana de trabajos.

La seglar no identificada que pronunció el discurso, que al parecer es madre, es una de las 54 mujeres que votan en el Sínodo.

El acontecimiento tuvo lugar durante el debate del Sínodo sobre el tema de cómo la Iglesia católica puede ser una Iglesia misionera «totalmente ministerial», un tema que no incluía un punto específico relacionado con la cuestión de la ordenación de mujeres. Mientras que algunos informes de mesa hablaron de la importancia de las madres y abuelas en la transmisión de la fe, dijeron las fuentes, otros abogaron por la ordenación de mujeres al diaconado y al sacerdocio.

La intervención matinal de las mujeres también influyó en los debates posteriores. Según un miembro del Sínodo, varios participantes a los que se había asignado el tema específico del papel de la mujer en la Iglesia comentaron que el discurso de las seglares tuvo un impacto en su pequeño grupo de discusión. Esos miembros habían sido asignados para abordar específicamente una pregunta: «¿Es posible prever [la inclusión de las mujeres en el diaconado] y de qué manera?» y terminaron sus informes de mesa por la tarde.

La ordenación de mujeres, punto central

Lo ocurrido subraya la importancia que han adquirido en el Sínodo sobre la Sinodalidad los debates sobre la posibilidad de la ordenación de mujeres, a pesar de la insistencia de los organizadores en que la asamblea no se centraría en la doctrina y a pesar también de la enseñanza clara y consolidada de la Iglesia sobre el tema.

En su discurso de apertura del Sínodo sobre la Sinodalidad, pronunciado el 4 de octubre, el papa Francisco sugirió que centrarse en cuestiones como la ordenación de mujeres era más un asunto de especulación mediática que un punto central de la asamblea.

«No sé, son cosas que se dicen por ahí», dijo entonces el Papa.

Pero incluso antes de que comenzara el sínodo, algunos participantes manifestaron su intención de avanzar en esta cuestión durante el mes que duró la asamblea.

El cardenal de San Diego, Robert McElroy, por ejemplo, escribió en enero que la Iglesia debería aprovechar el sínodo para «avanzar hacia la admisión de las mujeres al diaconado», algo que la seglar suiza Helena Jeppesen-Spuhler apoyó y describió como un «peldaño» hacia las mujeres sacerdotes.

Varios miembros del Sínodo han intentado restar importancia públicamente a los debates internos sobre la ordenación de mujeres. El sábado, por ejemplo, el abad general cisterciense Mauro-Giuseppe Lepori dijo a la prensa que, aunque los participantes estaban debatiendo la admisión de mujeres al diaconado, no era un tema central, y que no se había planteado el tema de las mujeres sacerdotes.

Sin embargo, el martes, la teóloga australiana Renee Köhler-Ryan afirmó en una rueda de prensa que se había hecho «demasiado hincapié» en las mujeres sacerdotes durante los trabajos del Sínodo, que describió como una «cuestión de especialistas». Köhler-Ryan también sugirió que las discusiones sobre el tema de la ordenación de mujeres carecían de suficiente «consideración teológica» y de fundamentación en lo que la Iglesia ya ha enseñado sobre la materia.

Otros miembros del Sínodo que han hablado con la prensa durante los trabajos han destacado cómo el mismo podría conducir a cambios importantes en la Iglesia en relación con el papel de la mujer.

Hablando con el National Catholic Reporter durante una entrevista en podcast, el obispo Shane Mackinlay de Sandhurst, Australia, dijo que «la cuestión de la ordenación de mujeres es claramente algo que necesita ser abordado universalmente».

«Y si el resultado fuera que la ordenación diaconal se abriera a las mujeres, ciertamente me alegraría», dijo el obispo australiano, que es una de las 13 personas encargadas de supervisar la redacción del documento de síntesis de la asamblea del 4 al 29 de octubre.

La hermana de San José María de los Dolores Palencia Gómez declaró a los medios de comunicación el viernes que el hecho de convertirse en la primera mujer en presidir un Sínodo de Obispos como una de las presidentas delegadas del Papa Francisco era un símbolo de lo que está por venir, y que el Sínodo estaba «preparando el terreno para futuros cambios» sobre el papel de la mujer en la Iglesia.

No se puede ordenar mujeres

San Juan Pablo II dejó bien claro en Ordinatio sacerdotalis que la cuestión de la ordenación de mujeres ha sido zanjada definitivamente por el Magisterio de la Iglesia. Lo  hizo con las siguientes palabras:

4. Si bien la doctrina sobre la ordenación sacerdotal, reservada sólo a los hombres, sea conservada por la Tradición constante y universal de la Iglesia, y sea enseñada firmemente por el Magisterio en los documentos más recientes, no obstante, en nuestro tiempo y en diversos lugares se la considera discutible, o incluso se atribuye un valor meramente disciplinar a la decisión de la Iglesia de no admitir a las mujeres a tal ordenación.

Por tanto, con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos (cf. Lc 22,32), declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia.

A pesar de la claridad de las palabras de San Juan Pablo II, todavía hubo quien planteó dudas sobre el carácter definitivo de esta doctrina. La Congregación para la Doctrina de la Fe volvió a confirmar la fe católica sobre esta materia:

Congregación para la Doctrina de la Fe. Respuesta a la duda propuesta sobre la doctrina de la Carta Apostólica «Ordinatio sacerdotalis»

Pregunta: Si la doctrina que debe mantenerse de manera definitiva, según la cual la Iglesia no tiene facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres propuesta en la Carta Apostólica Ordinatio sacerdotalis, se ha de entender como perteneciente al depósito de la fe.

Respuesta: Sí.
Esta doctrina exige un asentimiento definitivo, puesto que, basada en la Palabra de Dios escrita y constantemente conservada y aplicada en la Tradición de la Iglesia desde el principio, ha sido propuesta infaliblemente por el Magisterio ordinario y universal (cf. Lumen gentium, 25,2). Por consiguiente, en las presentes circunstancias, el Sumo Pontífice, al ejercer su ministerio de confirmar en la fe a sus hermanos (cf. Lc 22,32), ha propuesto la misma doctrina con una declaración formal, afirmando explícitamente lo que siempre, en todas partes y por todos los fieles se debe mantener, en cuanto perteneciente al depósito de la fe.

El Sumo Pontífice Juan Pablo II, durante la Audiencia concedida al infrascrito Cardenal Prefecto, ha aprobado la presente Respuesta, decidida en la Reunión ordinaria de esta Congregación, y ha ordenado su publicación.

Roma, en la sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 28 de octubre de 1995, en la fiesta de los Santos Simón y Judas.

Joseph Card. Ratzinger
Prefecto
Tarcisio Bertone
Arzobispo emérito de Vercelli
Secretario


Fuente: Infocatólica