Mié. Ago 17th, 2022

Con la asistencia de miles de fieles católicos que siguieron la celebración de esta festividad, ya sea de manera presencial, como virtual, se llevó a cabo la renovación de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús en el marco de su solemnidad.

 

Desde la Catedral Primada, Mons. Luis José Rueda, presidente de la Conferencia episcopal y Primado de Colombia, abordó tres puntos importantes: el amor de Jesús nos busca, el amor de Jesús nos carga sobre sus hombros y, por último, el amor de Jesús nos reconcilia desde la familia y en la sociedad.

 

Como punto importante invitó a toda Colombia a poner el hombro para construir fraternidad, comunión y unidad. Los que tienen salud ponen el hombro para que los enfermos sean atendidos, sean acompañados y, si es posible, sean curados. Los que tienen conocimientos avanzados y buena cultura, ponen el hombro para que, aquellos que no tienen la posibilidad de educación reciban un buen sistema educativo en nuestros pueblos que les permita ser mejores seres humanos, mejores ciudadanos, mejores cristianos. Los que tienen posibilidad de generar empleo en Colombia ponen el hombro para que muchas familias rurales y urbanas puedan tener un trabajo digno y que sea un trabajo justamente remunerado para conseguir así una liberación; la liberación de las esclavitudes y de las angustias para que cada familia tenga el pan material de cada día.

 

Como último punto y orientado hacia el perdón, Mons Rueda Aparicio exhortó al pueblo Colombiano a tener un diálogo reconciliador, que pide hacer silencio para escuchar la historia del otro para no responder agresivamente. Luego de este mensaje, se llevó a cabo la Consagración de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús y se oró ante la imágen por las familias, la salud, los ancianos, los niños y demás necesidades que padece el país.

 

 

 

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia
Redacción: Natalia Monroy