Mié. Ago 17th, 2022

Miguel Fernando Gonzáles Mariño, obispo de la Diócesis de El Espinal, expresó su dolor ante la tragedia ocurrida el pasado 26 de junio, donde se vieron afectadas familias, por el desplome de una tribuna durante la corraleja en medio de las fiestas culturales de San Juan en Tolima (Colombia).

 

Gran parte de las tribunas de madera, llena de público se desplomó durante el evento dejando más de 300 heridos y cuatro personas fallecidas. El obispo Miguel Fernando González llevó consuelo a las víctimas y ofreció su testimonio a Aleteia.

 

En medio del dolor y la desesperación, el obispo Miguel Fernando González llevó consuelo y acompañamiento espiritual a las víctimas. “Me uno al dolor y la pena de las familias por la pérdida de los seres queridos. Aquí murieron los más frágiles, los niños y los adultos mayores. Hice presencia en el hospital y en los próximos días celebraremos una misa especial en la catedral”, dijo González en diálogo telefónico con Aleteia.

 

El obispo aseguró que en medio de tanto dolor surgió una gran solidaridad. Llegaron al sitio profesionales de la medicina y ambulancias de pueblos cercanos porque el hospital de El Espinal no fue suficiente. Incluso un médico extranjero que había ido a disfrutar de las fiestas ofreció su ayuda. “Fue impactante ver cómo se pasó en pocos minutos del ambiente festivo a la tragedia, pero muy reconfortante comprobar que la generosidad y la caridad siempre están presentes, y se sienten más en pueblos pequeños como el nuestro”, dijo monseñor González.

 

Fuente: El Catolicismo

Redacción: Natalia Monroy