17 julio, 2024

En un encuentro significativo y cargado de relevancia, el martes 22 de agosto, se llevó a cabo en la Casa de Nariño un diálogo constructivo entre el presidente Gustavo Petro y los líderes de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC). La reunión fue encabezada por monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la CEC, monseñor Omar Alberto Sánchez, arzobispo de Popayán y vicepresidente, y monseñor Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá y secretario general.

Este encuentro trascendental también contó con la presencia del Alto Comisionado para la Paz, Iván Danilo Rueda, y monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado del episcopado para las Relaciones Iglesia-Estado y acompañante permanente de la mesa de negociaciones entre el Gobierno Nacional y el ELN.

Durante esta reunión, monseñor Henao compartió detalles esenciales sobre el desarrollo de este espacio de diálogo. Se destacó la importancia de un ambiente de respeto y mutua escucha mientras se abordaban tres temas cruciales en el contexto colombiano actual. El primero de estos temas fue el proceso de paz que está en curso, lo que permitió una reflexión profunda sobre la necesidad de buscar la paz en el país.

Además, se abordó la polarización que ha sido evidente en diferentes sectores de la sociedad colombiana, lo que llevó a un diálogo franco sobre cómo abordar este fenómeno y promover la tolerancia y el entendimiento mutuo. Este tópico es especialmente relevante en un momento en el que la unidad y la colaboración se presentan como elementos esenciales para el avance del país.

Por último, se abordó la crucial necesidad de forjar un horizonte común de reconciliación. Este punto enfatiza la importancia de superar divisiones y resentimientos históricos para construir un futuro más justo y pacífico.

Este encuentro entre el presidente Petro y las directivas del episcopado colombiano subraya la relevancia del diálogo entre la Iglesia y el Gobierno en la búsqueda de soluciones y caminos de entendimiento en medio de los desafíos actuales que enfrenta la sociedad colombiana.


“Avanzar en la comprensión de las problemáticas de los territorios más afectados y más vulnerables, pero también de conocer mucho más de cerca los avances que se están dando en todo el proceso largo de construcción de paz en el que se está empeñando el país desde hace ya varios años”, precisó monseñor Héctor Fabio al respecto del sentido esencial de dicho encuentro.  
 


Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia