Mar. Oct 4th, 2022

Con ocasión de la celebración de la Virgen María Madre de la Iglesia, en el lunes posterior a la Solemnidad de Pentecostés, el Papa Francisco dijo que «María es el camino que nos lleva al Corazón de Cristo, que dio su vida por amor a nosotros».

 

«María es la Madre que nos da a su Hijo Jesús. María es el camino que nos lleva al Corazón de Cristo, que dio su vida por amor a nosotros. Por eso la amamos y veneramos», escribió el Papa Francisco en italiano, a través de su cuenta oficial de Twitter @Pontifex.

 

El 11 de febrero de 2018, el Papa Francisco estableció la memoria de la «Virgen María, Madre de la Iglesia» a través de un decreto de la Congregación para el Culto Divino, que determinó que la Iglesia Católica celebre esta fecha cada año en el lunes después de la Solemnidad de Pentecostés.

 

«El Sumo Pontífice Francisco, considerando atentamente que la promoción de esta devoción puede incrementar el sentido materno de la Iglesia en los pastores, en los religiosos y en los fieles, así como la genuina piedad mariana, ha establecido que la memoria de la bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia, sea inscrita en el Calendario Romano el lunes después de Pentecostés y sea celebrada cada año», se lee en el decreto.

 

En el texto vaticano también se señala que esta celebración «ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en el banquete eucarístico, y en la Virgen oferente, Madre del Redentor y de los redimidos».

 

Por último, el decreto describió que en donde la celebración de la bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia, ya se celebra en un día diverso con un grado litúrgico más elevado, según el derecho particular aprobado, puede seguir celebrándose en el futuro del mismo modo.

 

Por su parte, San Pablo VI, dirigiéndose a los padres del Concilio Vaticano II el 21 de noviembre de 1964, declaró que la Virgen María es «Mater Ecclesiae» y San Juan Pablo II colocó una imagen de esta advocación mariana en la Plaza de San Pedro, que se puede apreciar a la derecha de la fachada de la basílica vaticana.

 

En la parte inferior del mosaico está el escudo pontificio de San Juan Pablo II con el lema de su pontificado: «Totus tuus» , que muestra la gran devoción mariana que el Papa polaco tuvo, y que confió su ministerio petrino en las manos de la Virgen María.

 

 

Fuente: Aciprensa

Redacción: Natalia Monroy