Los procesos de evangelización, cristianización y desarrollo cultural, a lo largo de la historia, han caminado de la mano, siendo el arte instrumento de apoyo en la expresión de la fe y devoción de los pueblos; así como en la configuración de las sociedades.

 

Así lo refiere, el cardenal Rubén Salazar Gómez, en el prólogo de la publicación ‘Arte Sacro, 450 años – Arquidiócesis de Bogotá’, en el que precisa que  “la Palabra del Señor, asimilada por la fe y la devoción del pueblo de Dios; la vida de los santos que han iluminado la vida de la Iglesia a lo largo de los siglos; el afán de plasmar en el arte los contenidos de la misma fe, llevaron a muchos artistas – profundamente creyentes e intérpretes de la fe del pueblo de Dios-  a concebir y realizar estupendas obras de: pintura de caballete, esculturas, retablos, en los cuales se expresó la riqueza admirable de la fe, de la devoción, de la esperanza”.

 

 

Fuente del video: Arquidiócesis de Bogotá

 

La Arquidiócesis de Bogotá no fue ajena a esta realidad, por el contrario, desde antes de su constitución, hace 459 años, se inició una serie de dinámicas que llevaron a que “las parroquias fueron dotadas, por párrocos, fieles o personajes de la vida pública de: pinturas, esculturas y elementos para el culto, todos devocionales, que con el paso del tiempo se convirtieron en colecciones de arte religioso (…) La mayoría de cuadros que se realizaron se hicieron como elementos de culto, con una característica fundamental: ser elementos para realizar catequesis”,  explica el padre Edison Sahamuel Ortiz, delegado para el patrimonio en esta iglesia particular y curador de la colección que tiene el Palacio Arzobispal.

 

Este acervo cultural y patrimonial, del que la Iglesia es tenedora, la convierte en “custodia de estos elementos: arquitecturas, bienes muebles, mobiliario, joyas… “, comprometiéndose con su cuidado y conservación.

 

Sobre el rol de custodia del arte, de manera específica en la Arquidiócesis de Bogotá, El Catolicismo conversó con el padre Edison Sahamuel Ortiz, y esto fue lo que nos compartió:

 

El Catolicismo (C): ¿En qué consiste la labor de la Iglesia como custodia del arte?

 

Padre Edison Sahamuel Ortiz (ESO): La tarea de la Iglesia universal es proteger y conservar todas las obras de arte que se encuentran en distintos lugares, especialmente, lugares de culto, templos, casas curales y algunas oficinas, para que esas obras permanezcan en el tiempo.

 

En el caso de la Arquidiócesis de Bogotá, hemos buscado protegerlas, cuidarlas, conservarlas y, en muchos casos, restaurarlas.

 

En todas las áreas del patrimonio la Iglesia es una dinamizadora, tenedora y propietaria de esos inmuebles (edificios; templos; casas curales; lugares de culto, llámense rectorías, parroquias. También, en el campo de lo material, todo lo que concierne a la pintura de caballete, escultura, orfebrería. 

 

Así mismo, es poseedora de unas muy buenas colecciones de textiles, que se conservan en muchos lugares de la Iglesia. Nosotros, en Bogotá, tenemos textiles desde el siglo XVI y estamos trabajando a ver cómo se logra construir un espacio para su exposición.

 

Además, mantiene y conserva todo el legado de tradiciones ancestrales, que son inmateriales.

 

El padre Edison Sahamuel Ortiz es especialista en conservación y restauración del patrimonio arquitectónico y urbano; magister en restauración de monumentos arquitectónicos; y licenciado en Teología, Fue ordenado el 6 de diciembre de 1984 por monseñor Rubén Buitrago Trujillo

 

Pintores y artistas destacados de los que la Arquidiócesis tiene obras:

Antonio Acero de la Cruz: Pintor bogotano del Reino de la Nueva Granada (1600 – 1667). 

Baltasar Vargas de Figueroa: Pintor neogranadino (1629 – 1667).

Gaspar de Figueroa: Pintor colonial (1594-1658).

Ricardo Acevedo Bernal: Pintor, retratista, fotógrafo y compositor musical colombiano (1867 – 1930).

Ramón Torres Méndez: Fue uno de los más importantes pintores colombianos del siglo XIX (1809-1885).

Santiago Páramo, S.J.: Sacerdote, pintor y muralista (1841-1915). Dentro de sus obras se destaca: una monumental estatua de San Luis Gonzaga, en yeso bronceado; los decorados para representaciones teatrales; la construcción de la iglesia de San Vicente y la realización de algunas de sus pinturas; la iglesia de San Ignacio y de su antigua sacristía, la capilla de San José. Elaboró para la iglesia un Vía Crucis, inspirado en algunos grabados franceses de la época; retocó las pechinas de la cúpula de Gregorio Vázquez de Arce y Ceballos, que estaban totalmente deterioradas; para la capilla de San José, diseñó y ejecutó en el estilo propio de su época la totalidad de la decoración; y cubrió todos sus muros con pinturas de dimensiones nunca antes vistas en nuestro país (Tomado de: enciclopedia.banrepcultural.org).

Gonzalo Ariza Vélez: Artista colombiano, realizó las primeras fotografías de la cédula de ciudadanía en Bogotá, además de fotografías urbanas e históricas, postales con composiciones de poetas  y retratos artísticos (1912 – 1995).

Coriolano Leudo: Pintor, dibujante, escenógrafo, docente y caricaturista (1866 – 1957).

Fernández de Heredia: Activo en Santafé hacia 1624, Thomás Fernández de Heredia fue cabeza de una familia de pintores conformada por sus hermanos Alonso y Pedro, y probablemente también por su hijo (Tomado de: enciclopedia.banrepcultural.org).

Castillo Cervantes: Pintor (1922 – 1995).

José María Espinosa: Prócer de la Independencia, pintor y cronista colombiano (1796-1883).

 

 

 

Nota enviada en guion del 12 de octubre de 2021 a producción Radio María por las periodistas: Maira Celis y Johaved Orozco
Fuente: El catolicismo 
Fuente 2: Arquidiócesis de Bogotá