17 julio, 2024

Los obispos del Valle del Cauca, encabezados por el Arzobispo de Cali y acompañados por los prelados de Buenaventura, Buga, Cartago y Palmira, han lanzado un llamado vehemente para poner fin a las amenazas, hostigamientos, extorsiones, atentados y asesinatos que han sacudido a las comunidades de la región.

En un comunicado conjunto, los obispos calificaron estas acciones violentas como «demenciales» y exhortaron a los responsables a tomar conciencia del profundo daño que infligen no solo a la población, sino también a ellos mismos. «Estas acciones no solo siembran dolor y temor, sino que destruyen el tejido social y minan la esperanza de nuestras comunidades», afirmaron.

Los prelados instaron a las autoridades a buscar soluciones urgentes de pacificación: «Hacemos un llamado a las autoridades nacionales, regionales y locales para que unamos esfuerzos y seamos creativos, junto con la sociedad civil, en la búsqueda de salidas que nos conduzcan a superar esta inquietante y dolorosa situación».

En el contexto de la próxima COP 16, que se celebrará en Cali, los obispos subrayaron la importancia de recuperar la confianza y demostrar que el Valle del Cauca y Colombia son capaces de superar las adversidades, poniendo el bien común y el desarrollo en el centro de sus esfuerzos.

Finalmente, los obispos reafirmaron su disposición para facilitar el diálogo y apoyar la búsqueda de la paz, ofreciendo su colaboración para promover la reconciliación y la convivencia pacífica en la región.