Vie. Feb 23rd, 2024

Mons. Michael Burbidge, Obispo de la Diócesis de Arlington, ha expresado una firme condena al discurso pro-aborto del presidente Joe Biden, emitido durante un mitin reciente en Manassas, Virginia. El Obispo Burbidge calificó la posición de Biden sobre el aborto como «increíblemente devastadora», destacando la prominencia de este tema en la actual campaña presidencial.

El encuentro en el que Biden participó, se centró en gran medida en la defensa del aborto y en los esfuerzos por convertir en ley federal la sentencia Roe v. Wade, que recientemente fue anulada por la Corte Suprema de los Estados Unidos. Tanto el presidente Biden como la vicepresidenta Kamala Harris, se mostraron críticos con las acciones del Partido Republicano orientadas a proteger la vida de los no nacidos.

En su discurso, Biden también atacó al expresidente Donald Trump por su papel en la nominación de jueces para la Corte Suprema que finalmente llevaron a la reversión de Roe v. Wade. El presidente especuló sobre el impacto electoral que esta decisión podría tener sobre Trump, sugiriendo que los votantes no olvidarán su intervención en este asunto.

El Obispo Burbidge respondió a estas declaraciones con una profunda preocupación. «Es sumamente alarmante ver cómo un tema tan crucial y delicado como el de la protección de la vida humana en su etapa más vulnerable se ha convertido en un eje central en la campaña del presidente Biden», afirmó el prelado. «Esto no solo es inquietante desde una perspectiva moral, sino que también refleja una división profunda en los valores que sostenemos como sociedad».

El Obispo hizo un llamado a la reflexión y la oración, instando a los fieles a considerar el valor sagrado de la vida desde su concepción. «Como comunidad de fe, debemos recordar y abogar siempre por la dignidad de cada ser humano, especialmente de aquellos que no pueden defenderse por sí mismos», concluyó Mons. Burbidge.

Mons. Burbidge hizo pùblica la siguiente declaración tras el mitin de Biden:

«El Presidente Biden ha hecho del aborto el eje de su campaña. En una manifestación en Manassas, VA, abogó por la codificación de Roe v. Wade en la ley. Es increíblemente devastador saber que el Presidente Biden antepone la «elección» (ndr:derecho a abortar) a su sagrado deber de proteger la vida.

El mitin del Presidente Biden tuvo lugar a sólo cuatro millas de la Clínica Médica Gratuita Mother of Mercy (Madre de Misericordia) de Manassas, donde Caridades Católicas de la Diócesis de Arlington ofrece atención prenatal gratuita a mujeres embarazadas necesitadas y a sus hijos no nacidos. En el año posterior a la sentencia del caso Dobbs contra Jackson Women’s Health, la Diócesis de Arlington entregó 877.000 dólares en atención médica gratuita a más de 1.000 mujeres. Yendo más allá, la diócesis también proporcionó ayudas para el alquiler y los servicios públicos, casi 400.000 pañales y 4.000 latas de leche maternizada a familias necesitadas.

A pesar de lo que afirme esta administración, quitar la vida a un niño inocente nunca es una «elección». Las mujeres que se enfrentan a embarazos inesperados o difíciles merecen una ayuda que afirme y apoye la vida, no que la destruya.

El aborto sigue siendo el principal problema de derechos civiles de nuestro tiempo y, sin embargo, ayer mismo, la administración Biden anunció nuevos esfuerzos para aumentar el acceso a píldoras abortivas recetadas que no son seguras desde el punto de vista médico. Está claro que no se trata de la salud de las mujeres.

La Diócesis de Arlington y todo el movimiento provida se mantendrán firmes en asegurar que los padres que se enfrentan a embarazos inesperados o difíciles tengan el apoyo que necesitan para elegir la vida para sus hijos no nacidos.