Monseñor Francisco Múnera Correa, obispo saliente de la Diócesis de San Vicente del Caguán, celebró la eucaristía de acción de gracias a la Provincia Eclesiástica de Florencia por sus 22 años de servicio pastoral en los territorios del Caquetá y Putumayo. A partir del 25 de mayo, por designación del Papa Francisco, el obispo asumirá su misión episcopal en la Arquidiócesis de Cartagena.

 

Monseñor Múnera en su homilía tomó algunos apartes del evangelista Juan donde se entrelaza un diálogo de comunión entre Jesús y sus discípulos. Se proclama la bienaventuranza de la alegría: “Allí Juan resalta la alegría que debe sentir un discípulo de Jesús cuando sirve, cuando se abaja como el maestro a lavar los pies a sus hermanos y la alegría y la felicidad que experimenta el discípulo cuando cree sin haber visto”.

 

Al respecto mencionó cómo entre los ministros, servidores de la iglesia, fieles cristianos laicos y el pueblo de Dios, no hay ascensos ni descensos y explicó de una manera bella como el Papa Francisco está ayudando a invertir al interior de la Iglesia la pirámide “que nosotros teníamos muy bien construida con el Papa arriba”. El Papa, asegura el prelado, se puso abajo para indicar que todo ministerio o servicio dentro de la Iglesia es, sencillamente, un llamado para que “el discípulo de Jesús se parezca en lo que más pueda a su Maestro y Señor”.

 

“Yo siento que esta es la óptica con la que tenemos que mirar la vida de la Iglesia que, entre comillas, los ascensos son descensos en realidad, porque para nosotros los cristianos, solo existe una posibilidad: Abrazar la cruz del Señor”, afirmó.

 

En este contexto, indicó que todos en la vida de la Iglesia están llamados al servicio. Por lo que observó que el envío que hoy recibe para atender otra jurisdicción, lo asume como un envío misionero. Resalta que todo cristiano debe poner al servicio de los demás sus capacidades, es decir, donarse con gratuidad y generosidad hacia los demás.

 

“Entonces, es desde este punto de vista que acojo de verdad, de corazón, esta celebración de fe a la cual nos ha convocado monseñor Omar Mejía, como un envío misionero que ustedes comunidad de fe de esta Iglesia arquidiocesana y de la provincia, de ustedes queridísimas autoridades civiles, militares y de policía, de ustedes queridos fieles, quieren hoy acompañarme y se los agradezco de todo corazón”.

 

Se mostró agradecido con Dios por haberle concedido el privilegio, a lo largo de 22 años, de prestar su servicio evangelizador como misionero de la Consolata en esas tierras caqueteñas y putumayenses. Rememoró los 70 años de historia eclesial en estos territorios y el aporte que desde la Iglesia se ha alcanzado en materia eclesial, de paz, educativa, social, salud y cultural, ayudando de esta manera a alcanzar el desarrollo y el crecimiento de la Iglesia y sus comunidades.

 

Resaltó cómo a través de esta cultura caqueteña y su gente, creció como persona, como sacerdote, como obispo: “Espero con lo aprendido con ustedes en este caminar, en este trasegar, en ese navegar de los hermosos ríos de esta amazonia caqueteña que me harán mucha falta en las zonas del caribe, acompañar al pueblo de Dios que me ha sido confiado (…) Yo les pido que me acompañen con la oración para que yo también pueda servir a la paz y la reconciliación en esa ciudad, en esa arquidiócesis, en esa costa caribe, con toda esa iglesia hermosa, alegre, querendona que me espera”.

 

Finalmente, compartió que, a través de una carta dirigida al Papa Francisco, se comprometió a trabajar en estos territorios bolivarenses, para que “esta Iglesia siga siendo una iglesia en salida misionera, entendiendo todos los desafíos que allí puedan existir (…) Quiero contribuir para que esa Iglesia, como intentamos también con los obispos de la Amazonía y con todos ustedes, trabajar por el cuidado de los pobres y de la casa común, y en Cartagena sí que hay contrastes tremendos”.

 

 

 

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia