Vie. Feb 23rd, 2024

En Italia, un país profundamente arraigado en la tradición católica, se está viviendo un cambio histórico en lo que respecta a la práctica religiosa. Un informe basado en datos del Instituto Nacional de Estadísticas (Istat) para el año 2022 revela que la asistencia a los lugares de culto está en su nivel más bajo registrado en décadas.

La investigación señala que el 31% de los ciudadanos italianos no asistieron a un lugar de culto durante el año pasado, a excepción de eventos específicos como bodas o funerales. Este dato contrasta drásticamente con el papel central que las iglesias han tenido durante siglos en la vida espiritual y comunitaria de Italia.

En las últimas dos décadas, la práctica religiosa en Italia ha experimentado un descenso constante y significativo. En el año 2001, aproximadamente el 36.4% de la población se declaraba «practicante», mientras que en 2022 este porcentaje se redujo a menos del 19%. Aunque el declive ha sido gradual a lo largo de los años, el informe destaca que el mayor salto se produjo de 2019 a 2020, coincidiendo con la pandemia de COVID-19. Durante ese período, la asistencia a las misas se redujo en un 4%.

A pesar de la flexibilización de las restricciones de la pandemia, la práctica religiosa no ha recuperado su nivel anterior y, en cambio, ha continuado disminuyendo.

El informe también pone de relieve que el porcentaje de personas que «nunca practicaron» la religión se duplicó en los últimos veinte años, pasando del 16% en 2001 al 31% en 2022. Este dato refleja una tendencia observada en las diócesis italianas, donde los bautismos han disminuido notablemente, y las cifras de bodas también han sufrido una caída significativa.

El vaciamiento de las iglesias es evidente en todas las franjas de edad, pero es más pronunciado entre los jóvenes y los adolescentes. Para aquellos en el grupo de edad de 18 a 24 años y de 14 a 17 años, la disminución en la práctica religiosa ha sido aún más acentuada, con una caída de dos tercios en los últimos veinte años.

La Iglesia católica en Italia se enfrenta a un desafío fundamental en esta nueva realidad, mientras busca formas de adaptarse y renovar su relevancia en la vida de las personas. A medida que los tiempos cambian y las actitudes evolucionan, el panorama religioso en Italia está experimentando una transformación profunda que exige una reflexión seria y una respuesta creativa por parte de la Iglesia y de la sociedad en su conjunto.


Fuente: Infocatólica