17 julio, 2024

En declaraciones a la televisión, Orellana reveló que ya se han iniciado “las conversaciones con grupos de organizaciones de mujeres, de las ginecólogas, de los colegios profesionales y también con los movimientos feministas, para discutir respecto a un compromiso que tenemos como Gobierno que es el avance de los derechos sexuales y reproductivos”.

La meta es definir “cuál es el modelo legislativo que se podría adoptar en nuestro país y qué es lo que estratégicamente conviene hacer más, porque al menos digamos respecto de la oposición está claro, con muy notorias excepciones”, afirmó.

La ministra criticó, asimismo, el proyecto promovido por dos diputados del conservador Partido Republicano Cristóbal Urruticoechea y Harry Jürgensen, que con el apoyo de la Iglesia pretende prohibir de nuevo el aborto en Chile. “Quiero ser bien clara: no ha lugar propuestas como la que han planteado dos diputados republicanos. O sea, no solo queremos avanzar, no vamos a permitir que se retroceda. Y lo que ellos plantean es bien grave”, recalcó.

“Me voy a abstraer de la cuestión de las formas, que luego las podremos discutir, pero lo que plantean es precisamente penalizar por 10 años, eso es más que la pena que hay hoy”, subrayó Orellana. “Porque efectivamente hoy en Chile no hay mujeres presas por abortar, porque como la pena es baja, se termina con otras salidas judiciales. Pero con otra pena de 10 años sí habría mujeres en la cárcel. Entonces quieren profundizar en la penalización”, apostilló. La actual ley permite abortar, en caso de riesgo para la madre, inviabilidad fetal y violación.


Fuente: Infocatólica

Redacción: Natalia Monroy