Mié. Ago 17th, 2022

La madre estadounidense que se curó milagrosamente de una hemorragia potencialmente mortal por la intercesión del cardenal John Henry Newman se ha pronunciado contra los ataques a la conciencia de los niños en las sociedades occidentales.

 

Melissa Villalobos, abogada y madre de siete hijos de Chicago, dijo que la cultura occidental es ahora tan tosca que es más importante que nunca proteger a los niños de los medios de comunicación perjudiciales.

 

Dijo que, a menos que los católicos hagan un esfuerzo decidido por proteger a los niños de la falsedad y el vicio, muchos niños «crecerán sin conciencia» y quedarán expuestos a las manipulaciones de sociedades y estados anticristianos.

 

Sus declaraciones en el tercer episodio de Merely Catholic, el podcast del Catholic Herald presentado por el editor asociado Dr. Gavin Ashenden, se produjeron cuando los profesores de la escuela John Fisher de Purley, en el sur de Londres, se pusieron en huelga porque la archidiócesis de Southwark prohibió la visita de un autor gay cuya ficción para adolescentes contiene contenidos altamente sexualizados y lenguaje sexual.

 

Hablando sobre las enseñanzas de San Juan Enrique sobre la santidad, la señora Villalobos dijo que la cultura contemporánea estaba «tratando de atacar nuestras conciencias y especialmente la de los niños».

 

Dijo que, como madre, «siento que tengo que proteger constantemente a mis hijos de todo.   (…) Siento que no puedo encender la televisión, o la radio o incluso ir al supermercado con libros y revistas - hay que tener cuidado con lo que hay ahí fuera».

 

«Si no hacemos eso, si no se protege a los niños y sus conciencias será difícil que crezcan en santidad».

 

«Creo que el verdadero peligro es que la gente no tenga el sentido del bien y del mal o el sentido de que Dios les guíe en sus vidas. Por supuesto, la santidad es necesaria. Cultivar la conciencia, formarla, fortalecerla, es como un ejercicio para el cuerpo».

 

La Sra. Villalobos dijo que creía que se estaba intentando deliberadamente destruir la familia para que los niños estuvieran más abiertos a la manipulación y el adoctrinamiento.

 

«Si se puede destruir la familia, se puede conseguir que estos niños crezcan sin conciencia y entonces serán capaces de creer en cualquier cosa que les diga la sociedad», dijo.

 

Añadió que es vital proteger a la familia para que los niños puedan crecer «sabiendo lo que está bien y lo que está mal, lo que es verdad y lo que no, y vivir una vida santa».

 

Sus comentarios no iban dirigidos a la cancelación de la visita de Simon James Green a la escuela John Fisher para firmar libros, aunque la arquidiócesis de Southwark tomó medidas para impedir su asistencia porque el contenido de sus libros contradice abiertamente los preceptos morales y teológicos de la Iglesia católica.

 

El autor iba a hablar de su novela Noah Can't Even (Noé no puede), contada a través de los ojos de un chico de 16 años que descubre que es gay después de besar a otro chico en una fiesta.

 

Pero el director de educación de Southwark, el Dr. Simon Hughes, dijo: «De vez en cuando surgen materiales o sucesos para ser considerados que caen fuera del ámbito de lo permisible en una escuela católica».

 

Y añadió: «Nuestras escuelas están obligadas a ofrecer un programa de relaciones y educación sexual que cumpla con la Ley de Igualdad de 2010 y el Magisterio de la Iglesia Católica. Aunque no respaldamos ningún programa de estudio o libro de texto en particular, animamos a las escuelas a utilizar materiales para apoyar el aprendizaje de los alumnos en este aspecto crucial del desarrollo humano que han sido probados y contrastados con estos dos importantes marcos».

 

Y añadió: «No tenemos otra alternativa que afirmar nuestros inequívocos y conocidos preceptos teológicos y morales y actuar de acuerdo con ellos».

 

La arquidiócesis también destituyó a varios gobernadores de la escuela que insistieron en que la visita siguiera adelante en el Día Mundial del Libro en marzo.

 

La Ofsted tuvo que intervenir y un informe de seguimiento posterior señaló que la decisión de cancelar la visita del autor había «desconcertado y molestado a muchos en la comunidad escolar».

 

Esta semana, el personal de la escuela se puso en huelga con el apoyo de dos sindicatos de profesores y el Sr. Green los elogió, diciendo que estaban «defendiendo a los estudiantes LGBT».

 

 

Fuente: Info católica