Jue. Jun 13th, 2024

El Parlamento italiano ha tomado medidas para penalizar la práctica de la maternidad subrogada en el extranjero. Ayer, la Comisión de Justicia de la Cámara de los Diputados aprobó una serie de enmiendas a un proyecto de ley propuesto por la coalición de derechas que actualmente gobierna el país.

La maternidad subrogada ya es considerada un delito en Italia según una ley de 2004, que impone penas de cárcel de hasta dos años y multas de hasta un millón de euros a aquellos que participen en la comercialización de gametos o embriones. Sin embargo, este nuevo proyecto de ley busca ampliar la penalización a aquellos ciudadanos italianos que recurran a la maternidad subrogada en el extranjero, con el objetivo de evitar cualquier forma de tráfico comercial de niños.

La enmienda aprobada prohíbe específicamente a los ciudadanos italianos hacer uso de los «vientres de alquiler» en el extranjero. Se espera que este proyecto de ley, respaldado por el Gobierno de Giorgia Meloni, avance hacia el pleno de la Cámara de los Diputados el próximo 19 de junio y posteriormente al Senado, donde se espera su aprobación definitiva debido a la mayoría de la derecha.

Los partidos de la oposición, como el Partido Demócrata (PD) y el Movimiento 5 Estrellas, han votado en contra de esta iniciativa argumentando que es contraria a la Constitución y no considera los derechos de los niños, entre otras razones.

La ministra para la Familia, la Natalidad y la Igualdad de Oportunidades, Eugenia Roccella, ha defendido la postura del Gobierno, destacando su firme condena a cualquier forma de maternidad subrogada por considerarla perjudicial para la dignidad de las mujeres y los derechos de los niños.

La secretaria del PD, Elly Schlein, ha generado un debate dentro de su partido al defender la maternidad subrogada, aunque reconoce que es un tema delicado y complejo que requiere un profundo debate interno.


Fuente: Infocatólica