Lun. May 27th, 2024

Prohibir la oración frente a las Clínicas de aborto es lo que están pidiendo las activistas proaborto al Gobierno de Escocia.

 

“Creemos que es hora de que el Gobierno escocés legitime las ‘zonas de contención’ alrededor de las clínicas que brindan servicios de aborto en toda Escocia. La actividad ‘anti-elección’ fuera de las clínicas es incoherente con nuestro derecho a acceder de manera confidencial a los servicios médicos esenciales, con nuestro derecho a elegir”, dijo Ella Cheney, fundadora de Back Off Scotland, de acuerdo con lo que dijo el diario de Edimburgo The Scotsman .

 

 “He accedido a los servicios de salud sexual y soy testigo de cómo estos grupos oraban afuera”. “Es intimidante y me hizo sentir incómoda. Las personas tienen derecho a sus puntos de vista, pero no deberían hablar con las mujeres sobre lo que hacen en el momento en que intentan acceder a los servicios” manifestó Cheney.

 

Impedir el discurso Provida

 

La fundación creada por Cheney, que cuenta con el apoyo del BPAS y la organización atea Sociedad Humanista Escocia, inició una campaña en la cual le pide a la ciudad de Edimburgo que imponga una zona de contención que impida la reunión o el discurso provida a menos de 150 metros del Centro de Salud Sexual de Chalmers.

 

De igual manera, el grupo ampliará su campaña para pedir las mismas zonas cerca de las clínicas de aborto de Glasgow.

 

Frente a este tema, Rachael Clarke, del Servicio Británico de Asesoramiento sobre Embarazo (BPAS), manifestó: “la ley actual en Escocia no es suficiente”. “Estos grupos no son violentos, pero apuntan a mujeres individuales y les causan una inmensa angustia”.

 

.

 

Propuestas rechazadas en Inglaterra y Gales

 

En septiembre del 2018, las propuestas de las zonas de contención alrededor de las clínicas de aborto, y que ahora propone Cheney, fueron rechazadas en Inglaterra y Gales por el entonces ministro del Interior británico, Sajid Javid porque las consideraron desproporcionadas, al comprobar que la mayoría de las protestas contra el aborto son pacíficas.

 

Después de revisar la evidencia que incluía “ejemplos inquietantes de acoso… lo que queda claro de la evidencia que reunimos es que estas actividades no son la norma, y predominantemente, las actividades contra el aborto son de naturaleza más pasiva. Las actividades típicas de quienes protestan fuera de las clínicas de aborto en Inglaterra y Gales incluyen rezar, exhibir pancartas y repartir folletos” explicó el Ministro Javid.

 

De igual manera, agregó que ya existen leyes para proteger a las personas contra la intimidación y el acoso en los espacios públicos, incluida la Ley de Protección contra el Acoso de 1997, que se extiende a Escocia, y la Ley de Orden Público de 1986.

 

Zona de contención en Inglaterra

 

En abril deL  2018, el Consejo del municipio de Ealing –Inglaterra- impuso una zona de contención, alrededor de una clínica de abortos “Marie Stopes”. La zona impide cualquier reunión o discurso provida, incluida la oración, a unos 100 metros de la clínica.

 

La zona de contención de Ealing, que fue confirmada por el Tribunal de Apelación de Inglaterra y Gales en agosto de 2019.

 

Después de esta decisión, el Obispo de Portsmouth, Mons. Philip Egan, dijo que “eliminar del entorno de las clínicas de aborto las voces alternativas es limitar la libertad de elección”.

 

“De hecho, la investigación muestra que muchas mujeres han estado agradecidas por el apoyo de último momento que han recibido. La imposición de ‘zonas de no oración’ fuera de las clínicas, me refiero a una vigilia de oración, no una acción militante o disruptiva, es inútil, injusta e innecesaria”, explicó Mons. Egan.

 

Con la oposición de los obispos, el Gobierno escocés presentó, a principios de este año, un proyecto de ley sobre delitos de odio, que crearía un crimen de incitación al odio contra cualquiera de los grupos cubiertos por el proyecto, que incluyen raza, religión, orientación sexual e identidad transgénero.

 

 

Nota basada en información de Aciprensa
 

 

 

 
 
Nota enviada por la periodista Teresita González a webmaster