En un comunicado de prensa el arzobispo de Villavicencio, monseñor Oscar Urbina Ortega, lamentó el asesinato del sacerdote Jhony Ramos, párroco de Jesús de la Misericordia, ocurrido el día de hoy.

En su mensaje el prelado rechazó el hecho y pidió la conversión de quienes cegaron la vida del sacerdote.

"Elevamos al Señor oraciones para que sea acogido en la casa del Padre; pedimos por la conversión de sus asesinos y rechazamos toda forma de violencia que atente contra la vida y la dignidad de las personas".

El también presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, expresó sus condolencias a la familia y comunidad donde el sacerdote Ramos prestaba su servicio pastoral.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

 

Comunicado_2019