Mié. Feb 1st, 2023

Los obispos de Europa manifestaron que el respeto de la libertad religiosa de los fieles es «crucial», especialmente la libertad de congregarse para ejercer su libertad religiosa, acatando plenamente los requisitos de bioseguridad que se exigen durante la pandemia.

 

Esto lo manifestaron los obispos en el comunicado que envió el presidente de la Conferencia Episcopal de la Unión Europea, titulado «Restaurar la esperanza y la unidad» a las instituciones europeas y los estados miembros.

 

En su comunicado explican que “los Padres Fundadores de la Unión Europea estaban convencidos de que Europa se forjaría en la crisis” y destacan que “con nuestra fe cristiana en el Cristo Resucitado tenemos la esperanza de que Dios puede convertir todo lo que sucede en algo bueno, incluso aquellas cosas que no comprendemos y que parecerían malas. Esta fe es el fundamento último de nuestra esperanza y de nuestra fraternidad universal”.

 

Esperanza de fraternidad universal

 

De igual manera, los obispos aseguran que como Iglesia Católica en la Unión Europea, junto con los miembros de otras tradiciones religiosas se comprometen a “construir una fraternidad universal que no deje a nadie fuera”.

 

“La fe nos llama a salir de nosotros mismos y ver en el otro, especialmente en aquellos que sufren y están marginados, a un hermano y una hermana, y a estar dispuestos igualmente a dar nuestra vida por ellos”aseguraron.

En el mensaje explican que la pandemia que nos ha azotado en estos últimos meses ha sacudido muchas de nuestras seguridades anteriores y ha revelado nuestra vulnerabilidad y nuestra interconexión y en la que “los ancianos y los pobres de todo el mundo han sufrido lo peor”.

 

“Una crisis “que nos sorprendió y nos pilló desprevenidos” y en la que los países europeos “respondieron al inicio con miedo, cerrando las fronteras nacionales y exteriores, algunos incluso negándose a compartir entre sí los muy necesarios suministros médicos”.

 

Los presidentes de las Conferencias Episcopales reconocen que a muchos de ellos les preocupaba “que la propia Unión Europea, como proyecto económico, político, social y cultural, estuviera en peligro”. Sin embargo, se dieron cuenta de que “como dijo el Papa Francisco, que estamos en el mismo barco y que sólo podemos salvarnos a nosotros mismos si permanecemos juntos”.

 

“Con una renovada determinación, la Unión Europea comenzó a responder de forma conjunta a esta dramática situación. Demostró su capacidad para redescubrir el espíritu de los Padres Fundadores”, solicitaron.

 

“Confiamos en que de esta crisis podamos salir más fuertes, más sabios, más unidos y más solidarios, cuidando más del hogar común y siendo un continente que impulse al mundo entero hacia una mayor fraternidad, justicia, paz e igualdad”, afimaron.

 

Nota basada en información de Aciprensa

 

 

 

Nota enviada por la periodista Teresita González a webmaster