Mié. Nov 30th, 2022

El Papa Francisco alentó a la Pontifica Comisión para América Latina (CAL), para continuar con su misión como organismo de la Curia Romana al servicio de la iglesia latinoamericana de la pastoral hispana en los Estados Unidos y Canadá. Así lo dijo el Santo Padre en un video mensaje difundido por el Vaticano, el pasado 26 de mayo.

 

El Papa Francisco destacó que la CAL está llamada a “un servicio, una diakonía, que principalmente debe mostrar el afecto y la atención que el Papa posee hacia la región” y explicó que esta “diakonía” consiste en un “servicio, que ayude a que los diversos Dicasterios actúen de manera sinérgica y comprendiendo mejor la realidad social y eclesial latinoamericana”.

 

Además, el Papa instió a los miembros de la CAL a seguir siendo un organismo de la Curia Romana que formenta la comunión porque “Diakonía que, a nombre del Papa, acompaña el caminar de organismos como el CELAM y el CEAMA, y la pastoral hispana en los Estados Unidos y Canadá, en comunión con la Iglesia universal”.

 

Asimismo, el Papa Francisco indicó que “la CAL no está llamada a ser una aduana, que controla cosas de Latinoamérica o la dimensión hispánica de Canadá y Estados Unidos, no. Su existencia como instancia de servicio está justificada por la peculiar identidad y fraternidad que vivimos las naciones de América Latina”.

 

En esta línea, el Santo Padre subrayó la importancia de la comunión eclesial y advirtió que el proceso sinodal está llamado a recordar la llamada universal a la santidad porque “todos somos discípulos llamados a aprender y a seguir al Señor. Todos somos corresponsables del bien común y de la santidad de la Iglesia”.

 

Por último, el Santo Padre recordó que la CAL “es un organismo de la Curia Romana, parte integrante del Dicasterio de los Obispos” y que cuenta con dos fieles laicos “como secretarios –varón y mujer ahora–, a quienes he pedido que, desde su experiencia y perfil personal, de manera complementaria, nos ayuden a todos a generar nuevas dinámicas y nos desinstalen un poquito de algunos de nuestros usos y costumbres clericales, tanto aquí en la Curia como en todo lugar en el que existan comunidades latinoamericanas”.

 

Fuente: Aciprensa

Redacción: Natalia Monroy