17 julio, 2024

El arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), monseñor Luis José Rueda Aparicio, ha enviado un mensaje de alegría y gratitud tras el reciente hallazgo con vida de los cuatro hermanos menores de edad que estaban perdidos desde el pasado 1 de mayo. Estos niños fueron encontrados después de que el avión en el que viajaban se accidentara en la selva del departamento del Guaviare.

El prelado expresó su agradecimiento a DIOS y a todas las personas involucradas en esta importante labor de rescate, incluyendo a las fuerzas militares, la policía, los campesinos y todos aquellos que colaboraron con sus oraciones y su trabajo efectivo.

Monseñor Rueda considera el hallazgo de Lesly Mucutuy, Soleiny Mucutuy, Tien Noriel Ronoque Mucutuy y Cristin Neriman Ranoque Mucutuy como un verdadero milagro de la vida. Este hecho les brinda la oportunidad de agradecer al Señor por su misericordia y también les invita a reflexionar sobre la importancia de valorar y proteger la vida en todas sus etapas.

El presidente del episcopado resalta que este suceso es un signo significativo para toda Colombia, un llamado a seguir defendiendo la vida en todas sus manifestaciones, desde el vientre materno hasta la muerte natural. Monseñor Luis José enfatiza la importancia de que Colombia sea un país que priorice la defensa de la vida y la dignidad de los niños, así como el cuidado y respeto hacia todos los seres humanos.

El arzobispo concluye su mensaje deseando que el Señor bendiga esta obra maravillosa y llena de esperanza en el país. El hallazgo de los niños perdidos se convierte así en un recordatorio poderoso de la importancia de valorar y proteger la vida, así como de la esperanza y la solidaridad que pueden surgir en momentos difíciles.


Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia