Vie. Dic 2nd, 2022

El pasado miércoles 28 de septiembre, en medio de la jornada de protestas a favor del aborto, en la que varias personas salieron a manifestarse en el marco del Día de la Acción Global por un Aborto Legal y Seguro, allí un grupo de mujeres integrantes de diferentes colectivos feministas intentaron prender fuego a la puerta de la Catedral y pintaron la fachada con grafitis.

Cabe recordar que el 21 de febrero de este año la Corte Constitucional fijo el tiempo límite para la interrupción voluntaria del embarazo a la semana número 24.

El Arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Luis José Rueda Aparicio, se pronunció a través de un comunicado ante los actos vandálicos cometidos el día de ayer miércoles 28 de septiembre, contra la Catedral Primada de Colombia y otros templos emblemáticos y culturales ubicados en Bogotá, allí manifiesta su dolor y preocupación por estos hechos que se dieron en medio de las manifestaciones.

“Rechazamos toda forma de violencia en los actos y en las palabras, exigimos respeto civil por parte de los promotores y participantes en las marchas y protestas, solicitamos a las autoridades que garanticen la vida, honra y bienes de la ciudadanía”.

El prelado asegura que si bien se debe respetar el derecho a la protesta pacífica, con “el firme compromiso de fortalecer la cultura democrática”, promulgada según la Sentencia STC 7641 de 2020, por la Corte Suprema de Justicia, esta debe hacerse “siempre por los caminos racionales y humanos”.

“Si queremos un verdadero desarrollo humano integral para todos en Colombia, debemos privilegiar el diálogo social y las vías establecidas en las normas constitucionales. Recurrir a las vías de hecho es, en todo caso, un acto que deshumaniza y destruye el tejido social porque obstaculiza la paz y la sana convivencia”.



Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Redacción: Natalia Monroy