Sáb. Nov 26th, 2022

La introducción integral del Apostolado del Mar dentro del plan pastoral, la estructuración transversal de una pastoral social que promueva el encuentro y una escuela al servicio de pescadores de mares y ríos, la formación virtual de laicos y líderes sociales, así como la instauración del día del pescador y del agua con intercambio de experiencias, corresponden a algunas de las apuestas que dejó este ejercicio de reflexión y construcción colectiva realizado en las instalaciones del Centro de Espiritualidad Madre Bernarda del Colegio Biffi en Cartagena, informó Monseñor Julio Hernando García, Coordinador Nacional del Apostolado del Mar y Ríos y Obispo de la Diócesis de Garagoa.

La formación de seminaristas sobre la realidad que viven las personas que se movilizan a través de mares y ríos, será uno de los desafíos de las jurisdicciones de Istmina-Tadó, Tumaco, Barranquilla, Cartagena, Magangué, Santa Marta, y San Andrés y Providencia, reveló Lady Ruiz, representante del Apostolado del Mar y Ríos de la Diócesis de Garagoa. Desde las Diócesis de Riohacha, Santa Marta, Barranquilla, Cartagena, San Andrés, Magangué, Istmina-Tadó y Tumaco, se consensuó sobre la necesidad de realizar una caracterización social con el fin de identificar las parroquias pesqueras, aledañas a los puertos ribereños y marítimos, y así en el mediano plazo, brindar capacitación a los sacerdotes para que puedan ejercer una pastoral del mar y ríos con sus pescadores, familias y marineros. 

La apertura de casas del pescador como espacios de evangelización y de acompañamiento social y el impulso de la economía pesquera a través de los proyectos sociales de la Diócesis de Riohacha, Santa Marta, Barranquilla, Tumaco e Istmina-Tadó es otro de los compromisos del encuentro. Por su parte, las Diócesis de Magangué y Sincelejo anunciaron el lanzamiento de la pastoral de las aguas en cabeza de Monseñor Ariel Lascarro Tapia, obispo de la Diócesis de Magangué. La caracterización de las organizaciones de pescadores, así como la identificación de la zona pesquera y de las ciénagas del canal del Dique, en articulación con Pastoral Social, la Armada Nacional, pescadores artesanales, caseteros y asociaciones de mujeres son los compromisos de la Diócesis de Barranquilla. 

La Diócesis de Istmina-Tadó por su parte, se comprometió a incluir la champa misionera en la Cátedra sobre la Pastoral del Mar y de los Ríos, con una proyección a treinta y cinco años. La Diócesis de Tumaco promoverá la formación virtual de un grupo de sacerdotes y laicos que se interesen en el tema del apostolado del mar y ríos, así como la conformación de un equipo de trabajo dedicado al análisis y estudio de esta realidad marítima. En esta oportunidad la Diócesis de San Andrés y Providencia anunció visitas a pescadores artesanales y al sector de acuicultores en lo que resta del año, hasta el 2023 y a propiciar un ejercicio de escucha permanente de esta realidad social a través de visitas a los lugares de siembra de los peces, casas y familias de pescadores.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Redacción: Natalia Monroy