Jue. Feb 9th, 2023

¿Puede el camino sinodal simplemente continuar como antes después de las críticas y advertencias recibidas de Roma? Los obispos Ipolt y Meier se pronuncian en contra de que Alemania actúe sola y a favor de dar un enfoque diferente a las reformas pretendidas por la asamblea sinodal.

El obispo de Görlitz, Wolfgang Ipolt, se opone a seguir su propio camino en la reforma de la iglesia en Alemania. En una entrevista con el periódico «Die Tagespost», Mons. Ipolt dijo que, en cambio, las preocupaciones del camino sinodal deberían introducirse en el proceso sinodal global. Después de las conversaciones con el Papa y los dicasterios durante la visita ad limina a fines de noviembre, no se puede simplemente continuar como antes: «Siento que esta conciencia ha crecido en nuestra conferencia episcopal a través de la visita a Roma». Se deben considerar los pasos concretos a tomar ahora.

Ipolt, por otro lado, no ve el peligro de un cisma. Ahora es importante que todas las partes tomen en serio los argumentos expresados. «Debemos dejar más claro que antes a los participantes en el camino sinodal qué cuestiones e iniciativas deben pasar por Roma y qué podemos resolver nosotros mismos en Alemania», subrayó el obispo de Görlitz. Eso no ha sucedido con suficiente claridad hasta ahora: «Y parte de esta distinción es que nosotros en Alemania admitimos que hemos perdido importancia en términos de la iglesia como un todo y que otras iglesias locales ahora son más religiosas que nosotros».

Prestad más atención a la carta del Papa Francisco

También en una entrevista con Tagespost , el obispo Bertram Meier de Augsburgo sugirió que el camino sinodal debería completarse en 2023 como estaba previsto, pero que la implementación de las resoluciones debería esperar hasta el final del Sínodo Mundial en 2024. «Si queremos ir más allá con Roma, actualmente no podemos implementar en Alemania todo lo que aconseja la mayoría del camino sinodal», dijo Meier. De cara a la actuación de los obispos alemanes, se expresó críticamente:

«¿Realmente los obispos viajamos a Roma para escuchar por nosotros mismos lo que los romanos tienen que decirnos, o queremos hacernos oír y mostrarnos más desde nuestro punto de vista en el Vaticano, ¿dónde debería ir la iglesia mundial?»

Ambos obispos destacaron la importancia de la carta del Papa Francisco de 2019. «Sus palabras clave son ‘evangelización’ y ‘conversión pastoral’», dice Ipolt. Según Meier, el mismo Papa dijo a los obispos «que su carta no debe desaparecer en un cajón, sino que debe servir como punto de referencia para nuestro camino sinodal». 

La carta del Papa debe ser la «brújula para alcanzar el objetivo real del camino sinodal, la renovación espiritual de la iglesia», continuó el obispo de Augsburgo. Aunque esto no descarta cambios estructurales, se apoya en este orden, según el «principio de la encarnación. Cuando el Espíritu Santo nos penetra, afecta también a las estructuras. Cabe preguntarse si la reforma sirve «al crecimiento del cuerpo de Cristo, a la profundización de la fe».

No inventar una nueva Iglesia

Mons. Ludwig Schick, a quien el Papa le acaba de aceptar la renuncia como arzobispo de Bamberg, ha enfatizado la importancia de la tradición apostólica, es decir, la tradición católica, en vista de los numerosos esfuerzos para cambiar la enseñanza de la Iglesia. «Reforma significa: la iglesia debe renovarse constantemente a partir de la tradición apostólica, pero no inventar una nueva iglesia»

El prelado indica que no es correcto hablar de una «Iglesia alemana». En cambio, está la Iglesia católica en Alemania, que es católica precisamente «cuando está conectada con todas las personas en todo el mundo, especialmente con el Papa como representante de la Iglesia católica».


Fuente: Infocatólica