Dispongamos el corazón para el nacimiento del Salvador, pide Monseñor Ismael Rueda, Arzobispo de Bucaramanga. Es un tiempo especial para vivir a profundidad la virtud de la esperanza.