Jue. May 23rd, 2024

La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) recientemente organizó un significativo simposio con el fin de profundizar en los aspectos fundamentales del sacerdocio, una iniciativa que se alinea con la visión del Papa Francisco de fomentar una Iglesia más sinodal y comprometida con la evangelización. Este encuentro tuvo lugar en la Universidad San Buenaventura de Bogotá y contó con la participación de obispos, teólogos, formadores de seminarios y el Nuncio Apostólico en Colombia, monseñor Paolo Rudelli, además de la intervención destacada del cardenal Mark Ouellet.

El simposio abordó los conceptos del sacerdocio común de los fieles y del sacerdocio ministerial, subrayando la importancia de una reflexión teológica que responda al llamado a una mayor participación y fraternidad dentro de la Iglesia, así como al compromiso esencial de compartir el Evangelio. El padre Manuel Vega León, encargado de la organización del evento por parte de la CEC, destacó el bautismo como sacramento que nos une al sacerdocio de Cristo, enfatizando la relevancia de vivir esta identidad bautismal en la vida cotidiana.

Las sesiones se centraron en la enseñanza del Papa Francisco sobre las «cuatro cercanías» y en el análisis de la carta a los hebreos desde la perspectiva bíblica, explorando el sacerdocio de Cristo no solo en su dimensión ministerial sino también en su influencia en el sacerdocio común de los fieles, manifestado a través del bautismo.

Monseñor José Miguel Gómez, arzobispo de Manizales, aportó claridad sobre la distinción y la interconexión entre el sacerdocio común y el ministerial, explicando que la teología fundamental del sacerdocio abarca a todos los bautizados, quienes participan del sacerdocio de Cristo y están llamados a santificar sus vidas y su entorno. Asimismo, el sacerdocio ministerial se presenta como un servicio a esta vocación común, brindando los medios necesarios para que cada fiel viva plenamente su vocación bautismal.

Este simposio representa un valioso aporte al diálogo teológico en Colombia, invitando a todos los miembros de la Iglesia a profundizar en su comprensión del sacerdocio y a vivir con renovado compromiso su vocación bautismal, siendo testigos del amor de Cristo en el mundo.


“La primera manera de aplicar todo esto es la formación básica del cristiano por la catequesis y por la formación inicial de los cristianos, todos tenemos que aprender a ofrecer nuestras vidas. El principal sacrificio es que cada uno de nosotros tiene su propia vida, no un sacrificio maluco. Es el sacrificio de lo que hacemos en obediencia a DIOS nuestro Señor, a sus mandamientos, y por ese camino, por ese sacrificio de nuestra voluntad, haciéndola parecida a la voluntad de DIOS, comenzamos nuestra propia ofrenda. En segundo lugar, hay que entender todo esto a un nivel teológico profundo, de tal manera que la segunda aplicación importante es los seminarios, las casas religiosas y de una manera muy, muy particular, también nos va a servir todo esto para evitar confusiones entre quienes pueden y quienes quieren ser sacerdotes. Finalmente, el de los otros sacerdotes ministros del altar, ese es otro tema”.


Por su parte, el padre Rodrigo Gallego Trujillo, delegado Pastoral Sacerdotal de la Diócesis de Buga, indicó que este simposio ayuda a entender que vamos hacia una nueva teología fundamental del sacerdocio, “un tema esencial, sobre todo a esta hora de la nueva evangelización, cuando el Papa Francisco quiere que nosotros en la Iglesia pensemos de una manera distinta a partir del Concilio, la vida pastoral de la Iglesia”, agregó el sacerdote.