Mié. Feb 21st, 2024

En un gesto significativo de solidaridad y cooperación, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) recibió recientemente la visita de una delegación de Misereor, la obra episcopal de la Iglesia Católica alemana para la cooperación al desarrollo. Betina Beate, jefa del departamento de América Latina, y Stefan Tuschen, responsable para Colombia, se reunieron con destacados representantes de la Iglesia colombiana para fortalecer los vínculos históricos de cooperación y explorar nuevas vías de esperanza en busca de la reconciliación y la paz.

La delegación alemana fue acogida en la ciudad de Bogotá el pasado 21 de junio por monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la CEC, monseñor Luis Manuel Alí Herrera, secretario general de la CEC, y el padre Rafael Castillo Torres, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social, Cáritas colombiana.

Durante el encuentro, se establecieron compromisos concretos en tres dimensiones, en consonancia con el llamado al camino sinodal realizado por el papa Francisco:

  1. Fortalecimiento de la comunicación y el conocimiento mutuo: Los obispos de Colombia se comprometieron a establecer una comunicación directa con Misereor para identificar oportunidades de desarrollo relacionadas con el agua, la agricultura, los derechos humanos, la paz y la reconciliación.
  2. Apoyo a la paz y la reconciliación: Se acordó respaldar las acciones y los servicios de los obispos en las áreas afectadas por el conflicto armado en Colombia. Así mismo, se brindará apoyo a las tres instancias de la Conferencia Episcopal de Colombia (Secretariado Nacional de Pastoral Social, Comisión de Conciliación Nacional y Delegación de Relaciones Iglesia-Estado) que se dedican actualmente a promover la reconciliación y la paz en el país.
  3. Acompañamiento a las organizaciones sociales y de base: Misereor se comprometió a colaborar estrechamente con las organizaciones sociales y de base que defienden a las comunidades, sus territorios y los ecosistemas naturales en Colombia. La presencia cercana y el respaldo de la Iglesia serán fundamentales en esta labor.

Durante la reunión, monseñor Luis José Rueda Aparicio recibió una obra del artista Emeka Udemba, donada por Betina Beate y Stefan Tuschen. La obra, que representa un mundo desgarrado compuesto por fragmentos de periódicos, simboliza los desafíos actuales, incluyendo las noticias falsas. Este regalo simbólico reafirma el compromiso de la Iglesia en la protección de la naturaleza y la construcción de un orden social justo y equitativo.

Es importante destacar que las Iglesias de Aquisgrán (Aachen) en Alemania y la Conferencia Episcopal de Colombia mantienen un vínculo estrecho conocido como gemelage desde hace 60 años. Este vínculo se basa en la comunión espiritual, la comunión de bienes materiales y la comunión pastoral, lo que permite compartir experiencias que enriquecen mutuamente el trabajo evangelizador.

Así mismo, Adveniat, la obra de caridad de los católicos en Alemania para los pueblos de Latinoamérica y el Caribe, ha brindado un apoyo decidido durante muchos años a diferentes jurisdicciones e instituciones de la Iglesia en Colombia.

Esta visita y los compromisos establecidos fortalecen la colaboración entre la Iglesia de Colombia y la Iglesia de Alemania, allanando el camino hacia la reconciliación y la paz en el país sudamericano. La cooperación fraterna y el intercambio de experiencias contribuirán a construir un futuro más esperanzador para Colombia y su gente.


Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia