Lun. Ago 8th, 2022

Te compartimos a continuación el testimonio de una madre en Bolivia a un año de la pandemia en el país sudamericano. La propuesta de un aborto y una historia que rompe fronteras.

 

María Matilde Égüez (36). He aquí el nombre de la protagonista de una de las tantas historias que ha dejado la pandemia en países como Bolivia. En el mes de marzo se cumple un año desde que el coronavirus fue detectado en ese país y que de momento ha dejado más de 11.000 fallecidos.

 

Pero el caso de María tiene algunas particularidades, pues no se trata de un simple contagio, sino que cuando enfermó se encontraba en el quinto mes de gestación.

 

Lo sucedido con esta mujer embarazada es reproducido por estas horas en un especial de El Deber sobre historias de pandemia y hace las veces de fuerte testimonio debido a todo lo que tuvo que atravesar.

 

Efectivamente, esta mujer casada y con otros tres hijos, empezó a experimentar la falta de oxígeno y lo que implica en entrar en “crisis respiratoria”.

 

Hasta que le llegó una propuesta

Fue ahí que debido a su situación desde el centro hospitalario en el que permanecía internada le “sugirieron sacrificar a su pequeña hija para salvarse”, tal cual detalla El Deber.

 

Pero María se negó de manera contundente y señaló en ese momento que no era opción para ella cambiar una vida por otra.

 

“No se me vino a la mente sacrificar a mi niña. El médico me dijo preferimos salvar la vida de usted. Yo dije que no”, expresó la mujer, palabras atronadoras, pero también llenas de libertad en las horas más oscuras.

 

Una nueva oportunidad

La vida después de la propuesta de aborto no estuvo exenta de dificultades para María, quien tuvo que atravesar un proceso de traslado a otro hospital donde incluso estuvo intubada y en cuidados intensivos.

 

Pero a pesar de todo, tanto ella como su bebé sobrevivieron. La crónica del medio local hasta se anima a afirmar que fue de manera “milagrosa”.

 

María salió de esa larga agonía y afirmó: “Me siento agradecida con Dios por darme una nueva oportunidad para vivir”.

 

A pocos meses de aquel episodio, se indica, algunas secuelas de la enfermedad permanecen. Pero también tiene a su lada a su hija, que ahora tiene cinco meses. Mientras tanto, su vida continúa y debe hacer frente a otros desafíos, entre ellos los económicos debido a que la pandemia también empeoró este aspecto de su vida.

 

María y su familia viven en una zona precaria de Montero, se añade, un sitio con carencias en cuanto a servicios. En cuanto a su hija, la pequeña tiene un problema de salud y junto a su familia estaban buscando ju un médico en Santa Cruz para que le diera una respuesta.

 

De esta manera, el caso de María no es uno más, ni tampoco un “cuento de hadas”. Es tan solo una historia de valiente decisión en medio de la pandemia que tiene en vilo al mundo entero.

 

Política, crisis del oxígeno y vacuna

El año de la pandemia del coronavirus se cumplió este 10 de marzo. Y todo sucedió en medio de un contexto difícil en cuanto a lo político. Pocos meses antes de la emergencia sanitaria se había dado la renuncia del expresidente Evo Morales (octubre de 2019) y con ello la búsqueda de una transición pacífica para el bien de la democracia.  La situación derivó en elecciones nacionales el 18 de octubre de 2020 con el triunfo de Luis Arce.

 

Con el paso del tiempo, durante todo el año 2020, el aumento de los casos de coronavirus y la derivación en los efectos más crudos de la pandemia como falta de insumos. En Bolivia, una de las situaciones más complejas se dio en cuanto al oxígeno.

 

Por último, la llegada de las primeras dosis de la vacuna a finales de febrero de 2021.  Para muchos un proceso que empezó de manera lenta, pero al mismo tiempo necesario para empezar a ponerle fin a la pesadilla en un momento donde la situación generada en Brasil hace sonar todas las alarmas en la región.

 

 

Fuente: Aleteia

 

Nota enviada por la periodista Yojavet Orozco – guión