Jue. Dic 1st, 2022

La familia del cristiano denunció que la acusación de blasfemia no era más que un pretexto utilizado por el cliente, Muhammad Irfan, para no pagar el trabajo realizado. Se teme que el hombre sea ejecutado o, como ya sucedió en el pasado, acabe siendo víctima de una ejecución extrajudicial -incluso en prisión- perpetrada en nombre de la ley de blasfemia.

 

AsiaNews entrevistó al presidente de Voice for Justice, Joseph Jansen, quien subraya que la condena a muerte de Masih es una fuente de “miedo” para toda la comunidad cristiana paquistaní, especialmente para las «víctimas de otros casos de blasfemia y sus familias». Frente a todo esto, los que denuncian -utilizando el pretexto de la blasfemia y las falsas acusaciones, manipulando o distorsionando los hechos- «permanecen en gran medida impunes».

 

Una opinión que comparte el activista cristiano Ashiknaz Khokhar, según el cual ahora es práctica habitual que los tribunales inferiores dictan sentencias a los acusados que comparecen por casos de blasfemia, incluso “en ausencia de pruebas o si está claro que son inocentes”. Es bien sabido que “la mayoría de los casos de blasfemia se registran con acusaciones falsas para resolver disputas personales”, concluye el experto.

 

 

 

Fuente: Infocatólica

Redacción: Natalia Monroy