Lun. Feb 26th, 2024

En respuesta a los recientes acontecimientos relacionados con el conflicto armado en diversas regiones del país, y en particular ante el reclutamiento y trágico asesinato de cuatro menores de edad en el departamento del Putumayo, presuntamente perpetrado por el grupo ilegal conocido como EMC-Farc, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) emitió un contundente comunicado en el que repudia de manera enfática estas acciones, las califica como inaceptables y subraya la responsabilidad del Estado colombiano de proteger a los niños, niñas y adolescentes, así como de saldar la deuda histórica que se tiene con ellos.

En su mensaje, los obispos expresan su solidaridad con los familiares y las comunidades a las que pertenecían estos menores, pertenecientes al pueblo indígena Murui. Además, reiteran la importancia de respetar la vida humana en todas sus formas y enfatizan que la muerte no puede ser utilizada como un medio para alcanzar intereses egoístas y mezquinos.

La práctica del reclutamiento y utilización de menores en la guerra es descrita por los prelados como escandalosa y cruel, evidenciando el grave nivel de degradación del conflicto armado en el país.

En el comunicado, los obispos también hacen hincapié en que la búsqueda de la paz, basada en el respeto por la vida, la dignidad humana y el diálogo, es el camino para superar las múltiples formas de violencia en Colombia. Asimismo, invitan al pueblo colombiano a no abandonar su compromiso con la transformación social a través de la no violencia y a perseverar en la oración por esta causa tan importante.


Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia