Jue. Feb 2nd, 2023

Al menos 151 personas han muerto y 82 han resultado heridas en una grave y multitudinaria estampida humana ocurrida durante una fiesta de Halloween en el barrio de Itaewon, en Seúl, la capital de Corea del Sur, según el último balance publicado por los Bomberos, que recoge que 19 de los fallecidos son extranjeros.

Según refleja la prensa surcoreana, el accidente tuvo lugar cuando una multitud se reunió en una calle de unos cuatro metros de ancho, una cuesta abajo al lado del Hotel Hamilton, en el centro de Itaewon. «A las 22:46 horas del 29 de octubre ha habido un accidente por amontonamiento en cerca del Hotel Hamilton», informó previamente la Oficina Central de Desastres y Seguridad del Ministerio del Interior surcoreano. Los servicios de emergencia han recibido al menos 81 llamadas de aviso desde la zona del Hotel Hamilton por dificultades respiratorias.

Tras conocerse la magnitud de la tragedia, la Conferencia Episcopal de Corea del Sur expresó su «inmenso dolor» al tiempo que encomienda «a las víctimas que lamentablemente perdieron la vida en la tragedia».

«Además, ofrecemos nuestras más profundas condolencias a las familias afectadas y también rezamos por la pronta recuperación y la paz de los heridos», apunta la nota, en la que los prelados añaden que «debemos esforzarnos por romper el ciclo de injusticia e irresponsabilidad que se ha convertido en una práctica común en esta sociedad».

«Para ello, primero debemos ser fieles a nuestras respectivas funciones. En particular, por la paz y la seguridad de las personas, las autoridades competentes deben examinar a fondo la causa y la trayectoria de esta tragedia y garantizar que la irresponsabilidad y el olvido no se repitan», señala el escrito.

«Esperemos que no haya más sacrificios por parte de tanta gente, especialmente de los jóvenes. La vida y la dignidad humana son los valores más preciados y nada en nuestra sociedad puede tener prioridad sobre ellos. En Dios, que es el autor de la vida y la fuente de la misericordia, la Iglesia católica en Corea reza por las víctimas de esta tragedia y promete compartir el dolor de los afligidos y caminar juntos», finaliza la nota.


Fuente: Religión en libertad