En esta capilla la Virgen María dio un importante mensaje a una joven novicia.

 

“Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti”. Esta invocación repetida en numerosas oraciones fue revelada a Catalina Labouré durante una aparición de la Santa Virgen, el 27 de noviembre de 1830, en París.

 

 

 

 

La joven novicia vio a la Virgen María durante las vísperas en la capilla del convento de las Hijas de la Caridad, ubicado en la calle del Bac, en Francia. Esta era la segunda vez que la veía, ya que la primera aparición había sido en el mes de julio, cuando María le confió que ella tenía una misión difícil que cumplir. Sobre el altar de la capilla se le aparecieron a la religiosa dos tableros que presentaban las dos caras de una medalla. Y al mismo tiempo, la novicia Labouré, que tenía 24 años en ese entonces, oyó la voz de la Virgen que le decía: “Haz acuñar una medalla igual a este modelo. Todas las personas que la lleven con confianza, colgada al cuello, recibirán grandes gracias”.

 

Un pedido que la Virgen reiteró a la novicia en diciembre del mismo año, siempre en la capilla de la Rue de Bac. La medalla de la Virgen fue acuñada en 1832 con la autorización del obispo de París, Monseñor de Quellen. Algunos años más tarde, en Roma, se reconocieron las gracias inmensas producidas por la oración, la adhesión a la fe de la Iglesia y la tenencia de esta medalla. Conocida en todo el mundo con el nombre de la Medalla Milagrosa, nos recuerda lo milagroso que es, sobre todo, el amor activo de Dios por los hombres.

 

La representación de María en la medalla con 12 estrellas alrededor de la cabeza, también sirvió como inspiración para diseñar la bandera europea, tal como lo mencionó su creador, Arsène Heitz. En sus tres apariciones a Catalina Labouré, María habló de las gracias y de los dones de Dios que ella deseaba extender sobre la tierra, porque los hombres ya no oraban más.

 

Las palabras de María fueron: “Venid a los pies de este altar, aquí las gracias serán derramadas sobre todas las personas que pidan con confianza y fervor. Estos rayos son el símbolo de las gracias que yo derramo sobre las personas que me las piden. Este globo representa el mundo entero, especialmente a Francia y a cada persona en particular. Haz acuñar una medalla según este modelo, las personas que la llevarán con confianza recibirán grandes gracias”. La medalla es la prolongación de la confianza en Dios. Una confidencia que Catalina Labouré vivió en silencio. Nadie supo hasta después de su muerte, que tuvo apariciones, sólo su padre espiritual, el Padre Aladel.

 

En 1917, el santo Maximiliano Kolbe, franciscano polaco, que murió en el campo de concentración de Auschwitz en reemplazo de un padre de familia, adoptó la medalla como signo distintivo de la Pía Unión de la Milicia de la Inmaculada, fundada por él en Roma. El 27 de julio de 1947, el Papa Pío XII canonizó a sor Catalina Labouré, setenta años después de su muerte. Desde entonces, la Santa reposa a los pies del altar donde vio a la Virgen, en la capilla de la calle del Bac o la “rue du Bac”, en París.

 

Fuente: Aleteia

 

Nota Por Teresita González