Un video en el que Iván Márquez, número dos de las antiguas FARC, anuncia que esa guerrilla retomará las armas -y continuará la lucha subversiva- alarma a los colombianos

El hombre que dirigió las negociaciones de la guerrilla con el gobierno de Juan Manuel Santos en La Habana, Cuba, aparece con uniforme militar, armado y rodeado de varios guerrilleros, también armados, entre ellos el controvertido ‘Jesús Santrich’ y Hernán Darío Velásquez, alias ‘El Paisa’, jefe del ala más sanguinaria de las FARC.

“Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (zona del centro de Colombia donde nacieron las Farc) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión”, dijo Márquez en tono firme.

Agregó que esta organización seguirá denominándose Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia —FARC—, y que su objetivo central será “esa oligarquía excluyente y corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando la puerta del futuro de un país”.

Alias Iván Márquez —cuyo nombre de pila es Luciano Marín— acusó a los gobiernos de Juan Manuel Santos e Iván Duque de no respetar los acuerdos suscritos en 2016 que buscaban dar fin a un sangriento conflicto de más de medio siglo. De Santos dijo que no puso en marcha puntos fundamentales de los acuerdos como la titulación de tierras para guerrilleros y campesinos. Sobre Duque anotó que no ha cumplido con aspectos cruciales como la seguridad de los guerrilleros desmovilizados, muchos de ellos asesinados en “medio de la indiferencia y la indolencia del Estado”.

En el video divulgado por internet durante la madrugada de este jueves, el guerrillero sostiene que el Estado colombiano lo obligó a él y a otros insurgentes “a retomar las armas y regresar al monte” y aunque anuncia que volverán a las armas, da a entender que no reanudarán los secuestros ni las acciones terroristas. Sin embargo, advirtió que dialogarán con empresarios, ganaderos, comerciantes y “gente pudiente” para “buscar por esa vía su contribución al progreso de las comunidades rurales y urbanas”.

Fuente: Aleteia